jueves, 13 de febrero de 2014

La maternidad de la A a la Z - XX

Hoy me decidí por la equis. Tengo mil y una razones para hablar de la doble. No me refiero al siglo veinte, ni al álbum de la banda inglesa The xx. Creo que cae de maduro. XX remite al cromosoma X que determina el sexo biológico, sin embargo no voy a hablar únicamente de eso. Ahí vamos.



En mi familia el cromosoma X es predominante. Lo es desde mi generación ya que tengo hermanas y primas. Es decir, no sólo mis padres tuvieron hijas, también sus hermanos. Por lo que sumamos ocho mujeres contando a las primas. Después vino la maternidad de mi hermana menor con la llegada de Olivia y un año y tres meses después, nació Muriel.

De más está decir que en mi casa desde tiempos remotos abundaban bombachas y muñecas y con el tiempo abundaron los corpiños. Desde que tengo memoria jugaba con muñecas. También jugaba a la pelota y a la paleta con mi papá, pero no tuve autitos hasta que se compró la pista de autos. En el jardín jugaba en la casita de la mamá, pero me gustaban también el área de dibujo y los bloques. No usábamos mucho rosa, la verdad, y ese fue un punto a favor. Pero me gustaban "las cosas de nenas" porque ese era el mandato cultural. Con los años ese mandato se fue perpetuando. Los pudores y los tabúes hicieron carne en mí. Y ojo, que tuve la suerte de poder hablar de sexualidad con mi mamá. Lo mío no era desinformación. ¿O sí?


Cuando entré en la universidad volaron por los aires los cimientos de las ideas establecidas. Comprendí por qué sexo biológico no es lo mismo que género. Aunque muchos hayan querido hacernos creer que el sexo biológico lo define. Mi amiga Vero del blog Remalamadre escribió el post “Que sepa tejer, que sepa bordar, que sepa abrir la puerta para ir a jugar…” Me gustaría que lo leyeran porque no tiene desperdicio y porque por ahí va mi idea de hoy.

Cuando digo mandato cultural coincido con ella en que desde antes de nacer nuestra sociedad y, desde ella, nuestros padres van tomando deciciones por nosotros que definen nuestra identidad, que nos definen como personas. A ver. No es nada nuevo. Los padres son los que toman las decisiones en la familia. El tema es qué y por qué. Vero dice: "Primero aparece el nombre, luego la ropa y junto con ella los colores que tendrán, y más adelante los juegos". Y es así.

¿Cómo decide nuestra sociedad? 


De diversas formas solapadas y no tanto. Cuando sólo las nenas pueden usar pollera y los varones pantalones. Cuando vas a una juguetería y los juguetes se dividen en sector nenas y sector nenes. Los juguetes establecen roles sociales: las nenas en la casa a cocinar, barrer, lavar, planchar y cuidar al bebé. Los varones son los que salen a andar en auto, construyen y arreglan, pelean y usan armas, hacen deporte. Basta trasladar los juegos a la sociedad adulta, Vero lo describe muy bien. Cuando el ajuar del bebé es rosa o celeste (Afortunadamente, hoy hay muchos locales que salen de lo común y utilizan variedad de colores tanto para nenas como para varones). Las canciones del jardín y los cuentos son sexistas. En el mundo Disney los dibujos animados hoy se dividen en Princesas y Piratas. En la mayoría de los colegios privados el uniforme también divide las aguas, pollera por un lado y pantalón por el otro. En los deportes otro tanto.Pareciera que el fútbol es sólo cosa de varones y la gimnasia artística de mujeres. Porque si se da al revés sos machona y marica, respectivamente. Creo que todavía hay un largo camino de aprendizaje que tenemos que recorrer como sociedad. Vero cuenta el caso de los huevitos Kinder y eso me trajo a la memoria el momento en que vi la publicidad por primera vez. Creo que ya estaba embarazada y me indigné tanto por la división de sexos (entre el huevito rosa y el celeste). Digo, que pase esto en pleno siglo XXI cuando la discusión de género está en el centro del debate desde hace ya unos años, no es casual. Hay una batalla que ciertos sectores no quieren perder.

¿Cómo lo veo desde que soy madre?


Cuando supe que iba a ser mamá de una nena pensé "no quiero nada rosa", "no quiero nada determinante". El arcoíris tiene 7 colores y de estos se derivan infinitos colores. ¿Por qué elegir rosa? Que además de frío es un color insípido. Ojo, no voy a mentir. Muriel tuvo y tiene cosas rosa. Pero a lo que voy es que tiene cosas rosa como tiene azul, celeste o verde. No es rosa el predominante. No pude evitar que mi mejor amiga le regale algunos de los chiches de su hija de 12 (todo rosa). Pero tampoco evito los autitos, los bloques o la pelota. Su habitación es color verde y mi idea es que sea multicolor cuando podamos terminar de decorarla. Hay mil colores para elegir, tantos colores como posibilidades. Creo que al decidir eso por ella lo que queremos es que ella tenga la posibilidad de elegir. Que no sienta que ser "mujer" es un mandato. No es que queremos que odie el rosa. Queremos que sepa que el espectro es amplio. No queremos que la paralicen los miedos y tabúes que alguna vez me paralizaron a mí y que paralizan a muchas mujeres. Hace unas semanas hablé de diversidad. Diversidad en todos los frentes. No la bautizamos no sólo porque su papá es ateo y yo que sí creo (a mí manera) no soy religiosa porque la Iglesia me desilusionó en muchos aspectos. No la bautizamos porque queremos que esa sea elección una de ella. Pongo este ejemplo, porque quiero dejar en claro el qué y el por qué del principio. 

Siempre vamos a tomar decisiones por ella hasta que pueda decidir por sí sola, pero (repito) nuestra idea es decidir para que en un futuro pueda elegir. La batalla es puramente cultural. Y porque (otra vez cito a la tana y a su vez, ella, a la Beauvoir) "mujer no se nace, mujer se hace".


Un abrazo... ¡Nos estamos leyendo!



 

16 comentarios:

  1. Gran reflexión sobre el determinismo social. Y es grande porque caminas por el lado de la crítica a la sociedad pero sin perder de vista los padres somos quienes ponemos las losas a los senderos que recorren nuestros hijos. Por eso, porque tenemos que reflexionar el modelo de vida que queremos transmitirles.
    Gracias por enriquecer tanto nuestro Diccionario!!!!
    Un besazo torrenta!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Vero! Creo que es una tarea difícil. No sé cómo nos saldrá. Pero al menos eso intentamos!

      Un besazo gigante!!!

      Eliminar
  2. Me encantó, Pao. Es sexo es una de las cosas que nos condicionan... pero es una de tantísimas que de una manera u otra, creo que siempre estamos imponiendo algo. BTW, odio el rosado y mi hija no tiene casi nada de ese color! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, che! Si, tal cual. Creo que está en nosotr@s dar el primer paso. Muri tiene algunas cosas porque a caballo regalado...

      Besotes ;-)

      Eliminar
  3. Cuando era chica ODIABA el rosa, y ese odio lo lleve hasta la adolescencia. Hoy me encanta porque lo miro de otro modo, porque ya no es el color que todos eligen para mi sino que es el color que yo elijo usar. No prevalece en mi placard pero me gusta mucho. De hecho las letras de mi blog son de ese color :P
    Estoy de acuerdo en todo lo que decís. Sophie no tiene juguetes de nena, tampoco de nenes... solo tiene juguetes. Bloques, muñecos de diferentes personajes de películas y por supus los que les hace la mamá ♥
    Esto es otra cosa que yo quiero llegar con mi marca, yo diseño muñecos y cuando lo hago no pienso si es para nenes o para nenas.
    Muy pero muy bueno tu post Pao!
    Besoteeeee!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal cual, Carla! Los juguetes no tienen sexo ni género. Los juguetes son juguetes! Me gusta que tu marca parta de esa idea! Gracias por pasarte, che! Pronto Muriel va a tener el suyo ;-)

      Besote!

      Eliminar
  4. El complemento perfecto para tu post sobre Diversidad, y una elección genial para ocupar la letra X. Tengo que decir que estoy completamente de acuerdo, pero que en mi caso los machomenes de la casa solo ven el color azul y rojo (a lo Superman) y las cocinitas las usan de Fuerte Knox. Verídico. Los bebés que les compré los utilizaron de Frisbee... Y qué decirte, son años y años y años de patronaje cultural y esto es como el rabo de los homínidos: hay cosas que desaparecen de serie. Así que en mi casa proliferan los coches, qué le vamos a hacer... Ni me planteo comprarles la Barbie PeinadoMagico... La dejaría calva como Kojak, jajajaja.
    Besos y enhorabuena por esa estirpe femenina y de openminders ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Justamente después de publicar el post lo hablábamos con Demi. Con los varones se hace más difícil, pero no imposible. Es todo un ejercicio. Pero tampoco sé la fórmula eh, porque soy madre de una nena y porque todavía es muy chiquita! Veremos qué pasa en los próximos años, cuando empiece a elegir!!!

      Besazo y gracias, Luci!!!

      Eliminar
  5. Mira qué coincidencia, que hace muy pocos días vi en otro blog un vídeo muy bueno sobre las reacciones de los adultos hacia un bebé vestido con un pijama rosa o azul, el bebé era el mismo, sólo que con el pijama cambiado, y los adultos le hablaban de una manera tan diferente en cada caso! De rosa, todo eran palabras dulces y suaves, mimitos y carantoñas, llamarle guapa y princesa; y de azul, todo era decirle lo grande y fuerte que era, agitarle, ponerle de pie, y decirle que iba a ser futbolista. Así nos condicionan los dichosos colorines, y así de cargados de prejuicios estamos!
    Un post muy bueno, Pao :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal cual, Isa! A veces es inconsciente... está tan arraigado culturalmente que es difícil verlo. Nacemos condicionados y nuestro seno son los prejuicios. Habrá que ver cómo revertimos esa situación. Gracias!

      Besotes ;-)

      Eliminar
  6. Antes que nada quiero agradecerte la cita y aclarar que, si bien yo uso mucho mucho la frase del final, corresponde a El Segundo Sexo de Simone de Beauvoir...la biblia! Dicho esto, comparto plenamente cada una de tus palabras y creo que la medida justa en tema sexo y género es no convertirnos en talibanas de ninguna de las dos. Tenemos que formarnos y conseguir las herramientas para desenvolvernos seguras en esta sociedad machista que, para mí, no nos determina, sino que nos condiciona. No creo que sea bueno llevar la contra porque sí, sino que nosotras como madresypadres vayamos guiando a nuestros hijos en ese arco iris, en esa diversidad que a veces la cultura no nos prermite ver. Creo que todavía nos falta, a mi me falta, como madre de un varón, romper el límite del rosa. Hasta ahí, tanto, todavía no llegué. Te quiero hermosa!! y me encanta verme reflejada en pensamientos tan profundos que compartimos. Millones de besos x acá también!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vero, estoy plenamente de acuerdo con lo que decís. Justamente, de eso hablábamos con Demi. Es complejo. Pero habrá que encontrar la forma de derribar barreras. Tal vez es mostrarles el rosa como un color más. No lo tengo claro, tampoco. Vamos aprendiendo a educar sobre la marcha. Lo importante es tener claros nuestros ideales.
      Te cuento un secreto, de chiquita mi color preferido era el azul. Amaba el azul. Nunca fue el rosa. Yo también te quiero y me alegra que nuestros pensamientos confluyan. Millones de besos, amiga por correspondencia!!! ;-)

      Eliminar
    2. Gracias por ser musa de este post, con tu post! Loviu

      Eliminar
  7. Ya desde que nacen se vive un condicionamento cutlural enorme y sorprende que a estas alturas de la ida, poco haya cambiado.

    Gran post !!!!!!

    BEsazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenés toda la razón, Blanca! Tenemos un gran trabajo y camino por delante! Gracias miles.

      Besazos ;-)

      Eliminar
  8. ¡¡¡Hola!!! Soy la autora de “Entre rosas y azules” y he elegido tu blog para el premio ¡Yo soy una super Mamá! .

    Puedes ver el premio en:
    http://entrerosasyazules.blogspot.com.es/2014/02/iniciativa-yo-soy-una-super-mama.html#more

    ¡¡Enhorabuena por tu blog!!

    Te invito a visitar mi blog siempre que lo desees.

    Un fuerte abrazo.

    http://entrerosasyazules.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

Me harías muy feliz si me dejaras un comentario, che!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.

Seguí el blog por email