domingo, 13 de abril de 2014

La maternidad de la A a la Z - Muriel

Muriel es un nombre tradicionalmente irlandés; deriva de muir, "mar", y geal, "claro, brillante, resplandeciente". Es la mujer "brillante como el mar". Su uso como nombre de pila femenino comenzó en la Edad Media, en la zona bretona e inglesa.


Iba a escribir este post para tu cumpleaños número dos, pero lo empecé un mes después. Es tarde y estamos solas. Mientras te contemplo dormir pienso en lo importante que sos en nuestra vida y cómo la cambiaste por completo. 
Muriel lo elegimos con papá una tarde de invierno, iba a ser tu segundo nombre después de América (del germano, princesa heroica). Pero no fuimos capaces de bancarnos el boicot del entorno y al poco tiempo tu nombre pasó a ser Muriel a secas. No nos arrepentimos. Desde esa mañana de las 13,4 semanas cuando supimos que eras nena, te nombramos y pasaste a ser Muriel para siempre. No sólo resplandecés sino que además tenés la fuerza y la rebeldía del mar, y eso nos tiene locos de amor por vos. Aunque muchas veces nos saques de quicio y nos robes un par de gritos pelados. Dejemos de lado los berrinches y los ataques de ira y contestaciones. Aunque sé que son parte de tu esencia. 



Tu primer chupete fue el dedo meñique de papá. Nada te calmaba más en el mundo. Aunque Run like hell de Pink Floyd y No sorprises de Radiohead hacían lo suyo.
No te gustaba dormir en upa, preferías el catrecito. Hoy "mamá quiero upa" es mi segundo nombre.
Recuerdo tu primera sonrisa, al mes de tu nacimiento. Todos decían que era una respuesta a un estímulo y yo sabía que sonreías al escuchar mi voz o la de papá.  


Te gustaba escuchar publicidades, aunque no prestabas atención a la televisión, girabas en cuanto escuchabas alguna que te llamara la atención. Hoy sos experta en esloganes. Los mayores recordamos las publicidades pero nunca las relacionamos con las marcas. Para eso estás vos, con una memoria que asusta.
Todavía recuerdo tus primeros balbuceos y las mañanas durmiendo solitas, dueñas de la cama grande. Que bien se dormía acurrucadas, piel con piel.
Naciste con 46 cm y hoy medís 89. Casi el doble


Cuando empezaste con la alimentación complementaria te devorabas todo con los ojos (literalmente). Todo a tu alrededor era un enchastre. Hoy que ya comés con cubiertos, la cosa no cambió mucho.
Nunca te gustó la papilla. A los 7 empezaste a masticar el pollo. Hoy es casi más económico comprarte ropa. Amás la sopa por todo lo que Mafalda la odia.
Desde el día 1 te copó bañarte. Amás el agua. Nunca lloraste hasta que hace una semana te entró shampú en el ojo y se pudrió el rancho.
Sos callejera nata, los paseos en mochila o cochecito te encantaban. Hoy te gusta caminar y correr solita. Rara vez me querés dar la mano. 


Querías descubrir el mundo sin ayuda desde los pocos meses. Hoy mucho más al grito de "Yo sola".
No gateaste hasta los once meses y empezaste a caminar una semana después de tu primer cumpleaños.
A los 7 meses dijiste mamá y desde entonces hasta hoy fuiste aprendiendo muchas palabras. Tanto que me asombra escuchar tus preguntas y razonamientos. 
No tenés miedo a demasiadas cosas, sólo a tirarte sola del tobogán (desde que te caíste) y a meterte al mar (desde que te tapó una ola, antes lo amabas). A veces decís que te asusta el monstruo amarillo pero a la vez te encantan los monstruos y el color amarillo.
Me encanta cuando decís "estoy enojada" y fruncís el ceño como esperando una risa cómplice o que te preguntemos por qué?


Hace unos meses sacamos el barral de la cuna y a la madrugada venís corriendo en puntitas de pie para meterte en la cama con nosotros.
A la mañana, desde siempre, te despertás con una sonrisa, ahora le sumás el "hola mamá" y "hola papá" (si no está trabajando) con voz de enamorada.
Amás a tu prima Olivia y jugar con ella. No hay día que no la nombres al menos unas 20 veces.
Te encantan los arcoíris y las mariposas. Los animales. Amás a perros y gatos y te asombrás con pájaros y abejas. Esperás hasta la tarde pasa saludar a las lagartijas que caminan por el jardín. Ahuyentás moscas y mosquitos al grito de "fuera mosca". Y a las abejas les decís colmena feliz.
No distinguís entre juegos de nenas o nenes. Para vos los chiches son todos iguales. Te da lo mismo la pelota, un muñeco, el hombre araña, los bloques o kitty.


Te pierde pintar toda la casa con trozos de crayón y leer mirar libros con dibujos y colores. Tu preferido es Flicts de Ziraldo.
Sos fan del mate, la pizza y las empanadas. Pero tu perdición, además del chocolate, es el churrasco. Nada de hamburguesas. Vos vas directo a los bifes.
Te gusta amasar cuando amaso y jugar a cebarnos mate. Juntar flores y hojitas y arrancar tomates en la quinta de la nonna.
Contás hasta 6 y reconocés la R, la M y la U. Cuando ves un círculo decís que es un semáforo por la forma. Ya nombrás muchos colores, tu preferido es el amarillo (aunque ya lo dije más arriba).

Y yo no hago más que derretirme. Me derrito cuando me das un abrazo o me decís "mamá, te amo". Me derrito cuando después de retarte por alguna travesura me preguntás con los ojos del gato con botas en Shrek "¿Estás enojada, mamita? Perdón, no lo hago más". Me derrito cuando esperás ansiosa que llegue papá de trabajar. Cuando comprás a los abuelos con tu sonrisa y tus ocurrencias... Cuando te acordás de las tías y tíos y me insistís para velos. Me derrito cuando te miro dormir y te veo tan grande y me parece increíble haberte gestado durante 42 semanas en mi vientre. 


Nos cambiaste la vida, literalmente. Nada volvió a ser igual. Yo no soy la misma. Papá tampoco. No todo fue fácil, no te voy a mentir. Pero no imagino mi vida sin vos, es como si tu brillo tapara todo lo demás. Tengo amnesia de lo que fui antes, aunque muchas veces añore un pasado que no fue. Pero no te cambiaría por nada. Te amo así tal cual sos, con esa simpatía que lo abarca todo y ese mal genio que se apodera de vos en algunas ocasiones. Con tu vocecita de dulce de leche y tus besos con sonido a muak. Con tus manitos agarrándome la cara con ternura. Con tus ojazos que dicen tanto sin pronunciar palabra.

¡Felices 2 años, hija! Y como me dijo Ángeles Alemandi del blog estaquetepario: "felices todos los días". Te amo para siempre. 

Iluminás la (mi- nuestra) oscuridad porque sos brillante como el mar...



10 comentarios:

  1. Felicidades a tu pequeña y es una gran entrada!(:

    ResponderEliminar
  2. Que bonito!! es precioso lo que le has escrito a tu peque, seguro que hasta se te saltó alguna lagrimilla, cuando hice yo el post del primer año de mi bichito lloré a lagrima viva (es lo que tenemos las lloronas) jajaja.
    Te dejo mi entrada por si quieres leerla.

    http://atempramv.blogspot.com.es/2012/09/su-primer-ano.html

    ResponderEliminar
  3. Qué entrada tan bella, Pao!! Tendríamos que escribir cada cierto tiempo entradas o escritos así sobre nuestros hijos, porque es sencillamente maravilloso leerlo, y dejarlo así congelado en la cápsula de la memoria.
    Enhorabuena por haber terminado tu propio diccionario maternal. Creo que Muri será puro llanto de amor cuando sea mayor y lo lea. Es todo un regalo de madre a hija. Un compendio de sentimientos que os unirá aun más y que, seguro, también le ayudarán a prepararse para ser madre, si llega el caso.
    Eres grosa, torrente por dentro, belleza y serenidad por fuera. Sabes que pienso que llegarás exactamente allí donde quieras porque tienes el talento y el equilibrio en el alma suficientes para ello.
    Muchísimas gracias por tu apoyo desde el principio hasta el final en este viaje. Para mí ha sido un PLACER que lo hayamos recorrido codo con codo.
    Un abrazo trasatlántico de los que nunca mueren.

    ResponderEliminar
  4. Que precioso el nombre de la guapa Muriel :) Muy lindo post, emotivo y lleno de amor :)

    ResponderEliminar
  5. Pao, de verdad que siempre me han llegado al corazón tus escritos dirigidos a Muriel, siempre ha sido así, desde la primera vez que te leí. Esa capacidad tuya de plasmar en palabras el amor verdadero es única. Qué felicidad para Muri tener una mamá como tú! Es maravilloso ver cómo van creciendo no? cómo dejan de ser unos bebecitos y se convierten en pequeñas personitas :)
    Un beso inmenso para ambas hasta mi ciudad favorita en Sudamérica!

    ResponderEliminar
  6. Bueno, la tercera es la vencida...como dije las dos veces anteriores, tres palabras solamente: QUIERO CONOCERLAS YA!

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué post tan hermoso! En verdad te luces cuando hablas de tu niña, con tanto amor y tanta ternura que es imposible no enamorarse de ella! Me la pido para uno de mis nenes ;-)
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  8. Tú brillas con ella y a través de ella, de tu pequeña brillante como el mar. No hay Muriel sin Pao, como tampoco hay Pao sin Muriel. Sois esos dos peces unidos y nadando entre las olas, siempre juntas y aprendiendo, creciendo unidas.
    Es un post mágico. Esas pequeñas grandes cosas que todos querríamos leer, saber, de nuestras mamás.
    Enhorabuena, Pao. Por ser y hacer de Muriel alguien MUY MUY ESPECIAL.

    ResponderEliminar
  9. Hermosa historia nos relatan de tu Muri!!! Me ha conmovido cada palabra, cuanto amor y emotividad, en partes me veo reflejada con mi Copi, como si se estuvieran repitiendo fragmentos... No cabe duda, la maternidad es realmente mágica y especial.

    ResponderEliminar

Me harías muy feliz si me dejaras un comentario, che!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.

Seguí el blog por email