martes, 21 de mayo de 2013

Cansancio vs paciencia

Cuando el cansancio se apodera de vos... ¿ Sentís que sos una bomba de tiempo que puede detonar ante un llanto eterno, un berrinche, un grito, un vaso derramado (y podría dar mil ejemplos más)? ¿A qué mamá no le pasa sentirse así de vez en cuando?



Yo tengo la suerte de no trabajar y estar todo el día con mi hija. No obstante, eso no significa que a veces las preocupaciones no invadan mi mente y mi cuerpo o el cansancio mismo del día a día me tire para abajo. Es como un vaso que se va llenando poco a poco y un día está al borde.
El dilema es qué hacemos cuando llegamos a ese punto. A veces nos enojamos sin razón y cualquier lío que hagan nuestros pequeños nos explota.
A mí me pasa a veces que Muriel no quiere despegarse de mí en todo el día, y tal vez ese mismo día no duerme siesta, no quiere jugar con sus chiches, quiere upa pero a la vez tampoco está convencida, llora si voy al baño (aunque ella viene conmigo) o se tira al piso a llorar de la nada. Cuando estoy tranquila, me lo tomo son "soda" y trato de buscarle la vuelta porque aunque niños ellos también pueden tener un mal día. Pero otras veces estoy saturada por haber dormido mal, sentirme enferma, haber discutido con alguien que quiero mucho, en fin, por diversos motivos. En esos momentos siento que la paciencia se me agota y tal vez se me escapa un "Basta Muriel" que después me pesa con cierta culpa. Y con razón. Porque ella es una niña y yo soy adulta, no puedo mezclar los tantos. Pero qué difícil no?
Ni hablar de las mamás profesionales que se dividen en dos cada día y que en muchas oportunidades se ven desbordadas por tanto trabajo y muchas noches sin dormir o dormir mal. Realmente admiro a las mamás que pueden con las dos cosas. Ojo, seguramente ellas también se quejen de su situación por momentos. Pero aún así, son dignas de admiración porque si es difícil hacer rendir el tiempo cuando pasamos 24 horas con nuestros peques, me imagino lo que será estar separad@s 8 horas.
Ayer leía un post en BabyCenter de la Sra Desmadres (por favor no dejen de leerla si quieren sonreír todo el día y aprender a reírse de sí mismas) sobre los 6 errores comunes de madres primerizas y pensaba que yo soy culpable de TODOS! jajajaja Cuántos errores podemos cometer las madres desde el principio y muchos más si estamos al borde de un ataque de nervios. De muy pequeñitos porque a veces se pasan noches enteras llorando y sin pegar un ojo. De más grandes porque al adquirir independencia y movilidad empiezan los "despioles". Lo importante a veces es desvictimizarnos y tratar de mirarlo desde afuera y aprender de esos arranques (no digo de locura porque es exagerado) pero sí pataletas de adultos. Porque ojo, nosotras nos quejamos pero también hacemos berrinches y qué nos van a decir nuestras criaturitas, en esos momentos no son niños sino "pequeños monstruitos" que nos hacen la vida imposible (?) A ver si nos reímos más de nosotras chicas, y no lo digo de consejo. Yo soy la primera que debería empezar!!!
Admiro también a las mamás de gemel@s como Pao, la New y a L mi prima política y sus mellis. Si a veces siento que colapso con una sola ¿cómo será con dos a la vez? Encima trabajan!!! Chicas, las admiro!!! Y a todas las mamás de gemel@s, melliz@s y ni hablar de trilliz@s!!! Si ustedes pueden... ¿Nosotras de qué nos quejamos???
Las mamás con más de dos como Trimadre a los 30 pasan a ser mis antiheroínas (las heroínas son sólo de comics), porque son mamás y hacen lo mejor que pueden, con sus aciertos y errores pero sobreviven y disfrutan de la maternidad. Son mi motor para desmadratizar el asunto. Y es que si pienso en ellas me siento una verdadera caradura!!! 
Cuando nació Muriel, pensé que nunca más iba a querer tener hijos porque no podía siquiera imaginar en pasar otra vez por ese maltrato, o quizá por miedo a volver a fracasar con la lactancia (ver I y II). Pero hoy, después de abrir mi blog, de leerlas a ustedes. De saber que muchas también vivimos cosas en común y otras han tenido sus propios problemas. Saber que todas coincidimos en tratar de forjar una maternidad plena. Repleta de amor, respeto, apego, colecho y mucha teta para las que sí lo han logrado (a esas mamás que no claudicaron con la lactancia cuando el cielo se puso negro, a ellas también va mi homenaje y admiración). Y sobre todo saber que no somos perfectas pero intentamos dar todo de nosotras. 
Así que cuando el cansancio parece ganarnos, paciencia porque la maternidad es un aprendizaje. Un LARGO aprendizaje del cual nunca egresaremos!!!


13 comentarios:

  1. Niña, hay que saber perdonarse... y DESMADRATIZAR un poco la vida. Yo soy un saco de nervios, y encima de las que se exigen más que nadie... duermo muy poco porque quiero hacer demasiadas cosas y mis machomenes a las 7 se levantan con las baterías recargadas a tope, así que... ¿Qué me queda? Relativizarlo todo y confiar en que en el BALANCE final lo esté haciendo "demadre", y nunca mejor dicho.

    Ánimo, porque estoy convencida, por lo que leo, y por lo que presiento, que eres una supermamá.

    Un besazo!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tus palabras Nieves! Que mejor que leerlas a uds para desmadratizar un poco las cosas!!! Que bien me hizo unirme a la blogsfera!!! Gracias por visitar mi flamante blog!!!

    Besote enorme y argento hermosa!!!

    ResponderEliminar
  3. Las criaturas siempre tienen algun modo de superar ese momento de berrinches, solo hay q encontrarles la vuelta.

    Y una, aprenderse a tomar todo sin mucho drama, xq la idea no es estresarse, verdad?

    Gracias por sumarte a #AmoMiBlog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es tal cuál como lo decís Vivi!!! Hay que encontrales la vuelta y como dijo Nives Desmadratizar un poco las cosas! Besotes

      Eliminar
  4. Hay que tomárselo con más calma y tener paciencia, sin agobiarse.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto. Esa es la fórmula del èxito!!!

      Besos Noelia

      Eliminar
  5. Hay que pedir toneladas de paciencia porque como Mamis somos las que más debemos entenderlo@s aunque muchas veces sintamos ahogarnos en un vaso de agua, ánimos a todas nos pasa ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!!! Es así!!! Por suerte paciencia es lo que nos sobra cuando somos mamás!!!

      Besotes

      Eliminar
  6. La verdad es que a veces me siento como tu, no sé no como tengo tiempo de escribir los Post que publico semana a semana y además, mi esposo y yo estamos preparándonos académicamente para un proyecto que tenemos en mente, así que ahora es mucho más fácil salir de mis casillas, pero sin embargo me mantengo al margen, porque él merece toda nuestra atención. Aunque me afecte la situación pésima que ahorita estamos viviendo en la oficina y esté full con cursos y diplomados, siento que el motor para seguir adelante es mi hijo, entonces porqué enojarme con él o no prestarle la debida atención, nada de eso... Me llegó mucho tus Post. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu omentario Merlín. La verdad, no sé cómo hacés con todo... yo sin trabajar a veces me ahogo en un vaso de agua!!!

      Tenés toda la razón, si nuestr@s hij@s son nuestro motor, por qué enojarnos con ell@s o no prestarles atención?

      Un besote enorme!!!

      Eliminar
  7. Aah no me digas? a ver como me va a mi, ya que yo tengo trabajo y ahora con la bebé necesitaré organizarme...

    Esta entrada me da ánimos.

    ResponderEliminar
  8. Las mamás somos ante todo humanas y por ende imperfectas. Se nos olvida que estámos aprendiendo al lado de nuestros hijos. Días buenos, otros no tanto pero debemos aprender a querernos y seguir en este hermoso camino y a veces pedregoso de la maternidad.

    ResponderEliminar
  9. Hi there, just wanted to tell you, I loved this post.

    It was funny. Keep on posting!

    Visit my page; construction recruitment agencies

    ResponderEliminar

Me harías muy feliz si me dejaras un comentario, che!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.

Seguí el blog por email