viernes, 3 de mayo de 2013

NOOO que se MALCRÍAN!!! (???)

                                                                 
Desde que tengo uso de razón vengo escuchando esta frase: "NOOO que se MALCRÍAN". ¿A qué hace referencia? A un pensamiento popular sobre la crianza que ya debería estar agotado.
Antes de ser mamá y durante el embarazo no tenía ninguna objeción al respecto. Claramente, al ser primeriza absorbía todo lo que me decían como una esponja. Quería desempeñar bien mi rol de mamá e iba anotando todo tipo de consejos, aunque muchos no me convencían y hasta me asustaban.
Las frases más célebres eran:

  • No duermas con tu bebé porque que después no la sacás más de la cama
  • No la tengas mucho en brazos porque se envicia
  • Alimentala cada 3 horas ya que si comen a cada rato les puede hacer mal
  • Dale tiempo un tiempo de recarga a la teta
  • Si llora dejala llorar, les hace bien a los pulmones
  • Si llora a cada rato es capricho (???)
  • Que no se acostumbre a llorar (???)
  • Cuando empiece con los berrinches tenés que ponerle límites si no te va a dominar ella a vos (???)
  • Nunca viene mal un chirlo para que entienda (???)
  • No dejes que te pase por encima (???)
  • L@s bebés son manipuladores (???)
  • A veces tenés que ser fría y controladora para que te obedezca (???)
  • Hay que enderezarlos de chiquitos (???)

Rosario Elizalde

Cuando nació Muriel muchas de estas frases las usaban las enfermeras y nurses. Me las repetían cada dos horas durante los cuatro días que estuvimos internadas. De más está decir que nuestra estadía en el Santarorio fue bastante traumática para las dos.
La cosa es que nació mi hija y con tantos consejos contradictorios me sentía perdida en el medio del océano sin saber nadar. De nada servían los papelitos anotados cuando Muriel rompía en llanto, algo dentro de mí era más fuerte que el miedo que tenía. Simplemente hacía lo que mi instinto me decía. Así empecé a descubrir por qué lloraba cada vez. Supe cuando tenía hambre, supe cuando tenía gases y hasta supe cuando tenía sueño. Descubrí que no le gustaba dormir en brazos por más que yo insistiera (eso me dolía un poco pero ella estaba incómoda). Desde el principio le gustó despatarrarse. Por momentos (en muuuchos momentos) era yo la que necesitaba "malcriarme" teniéndola en brazos. También descubrimos que los primeros días (todos los días a la misma hora) sólo esta canción la calmaba en brazos de Demián y a veces ésta. Que le gustaba dormirse chupando el dedo meñique de su papá ya que era más gordo y además él la tranquilizaba más que yo (cosa que me daba celos pero a la vez me alegraba porque Muriel reconocía y amaba a su papá).
Descubrimos que no era necesario despertarla cada 3 horas porque ella misma se despertaba cuando tenía hambre. Así antes de cumplir dos meses ya dormía toda la noche de corrido (cosa que me asustaba porque las indicaciones de manual eran otras hasta que su médica me tranquilizó) y estaba bien despierta durante el día.
Le gustaba que le cantara bajito, como susurrándole, y que le hiciera masajitos en la cintura cuando estaba dolorida por los gases.
Los primeros meses no le gustaba dormirse en mi cama, sólo se dormía en su catrecito. Fui yo la que con el tiempo empezó a acostumbrarla a dormir conmigo toda la mañana en la cama. Le gustaba estar horas en el bebesit viendo todo lo que pasaba en el pequeño departamentito en el que vivíamos. Era muy tranquila e "independiente" a la vez, no le gustaba que la cargosearan demasiado. Fue recién con el paso de los meses que empezó a  pegarse más. Al principio yo creía que era así porque no le pude dar la teta, pero a medida que crecía me di cuenta que era su personalidad. Sin ir más lejos cuando empezó a comer sólidos a los 6-7 meses no quería que le diéramos sino que quería agarrar ella misma la comida y así con todo. Siempre quiso descubrir el mundo (los juegos, las cosas, las personas) por sí misma y empecé a respetar sus "pequeñas elecciones".
Nunca la dejé llorar. Nunca pensé que si lloraba lo hacía a propósito. Nunca se me cruzó por la cabeza darle un chirlo.
Hoy tiene casi 14 meses y es una beba sana, cariñosa, independiente, inquieta, exploradora, graciosa, come de todo y variado, corre de un lado al otro, duerme de corrido, tiene sus momentos de berrinches típicos de su edad, se enoja y reclama también. Pasamos las 24 horas del día juntas y se alegra cuando llega su papá de trabajar. Lo espera paradita frente a la ventana hasta que él abre la puerta y ella le susurra: "Papá".
Disfruta de sus abuelos maternos y paternos. De sus dos bizabuelas maternas. De su prima Olivia y de sus tías y tíos. Es puro amor y es así porque nosotros somos puro amor con ella. Creo que la clave es respetarla, contenerla y amarla para que crezca en LIBERTAD.

2 comentarios:

  1. Comentarios así creo que los hemos sufrido, sí, sufrido la gran mayoría. Cuando nuestro peque mayor nació, y con menos de 24 horas lo tenía en brazos moviendolo y cantándole. Apareció alguien diciendo que si ya empezaba así iba a acabar muy mal. Mi respuesta no sé si le convenció, pero no estuvo ni cinco minutos más...
    Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé qué le habrás contestado (pero me lo imagino) e hiciste bien. Al que no le gusta nuestra forma de crianza tiene dos trabajos!!! Cada cual tiene derecho a hacer su experiencia cómo más lo sienta y mejor le salga. Después de todo, somos los padres no?

      Un abrazo Moisés

      Eliminar

Me harías muy feliz si me dejaras un comentario, che!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.

Seguí el blog por email