miércoles, 22 de mayo de 2013

El diccionario de la maternidad de la A a la Z - I de Intuición


Buenas, buenas!!! Hoy me sumo a la tercera edición de este diccionario de la maternidad, iniciativa de Trimadre a los 30 (un blog sin desperdicio que no pueden dejar de visitar, haganme caso che!). Cuando me enteré de esta mega idea, no pude con mi genio y me sumé enseguida. Me gustó y coincido con el aporte de Nieves, cuando dijo que ésta pronto "será una Gran Obra Materna" (GOM) y como vaticiné en TW el otro día (y acá entra a jugar la intuición) no falta mucho para que lleguemos a l@s 100 participantes!!! A ver si se van sumando!!! (Pobre Verónica. Si fuera yo, ya estaría mareada)
Ahhh, pero que tonta! me olvidé de contarles que este diccionario lo construimos entre tod@s aportando una palabra por semana!!! Es un carnaval enciclopédico de la maternidad :D

Para mi primera entrada elegí la I de Intuición.


El diccionario de la Real Academia define intuición (del latín medieval intuitĭo, -ōnis «mirar hacia dentro» o «contemplar») como:
  1. Facultad de comprender las cosas instantáneamente, sin necesidad de razonamiento.
  2. Presentimiento.
  3. Fil. Percepción íntima e instantánea de una idea o una verdad que aparece como evidente a quien la tiene.
Ahora, todo bien pero...¿Cómo juega la palabra intuición en la maternidad? 
Y les diría que recién con la maternidad entendemos por qué dicen que las mujeres tenemos un sexto sentido. Y muchas lo empezamos a desarrollar durante el embarazo, otras desde el momento del nacimiento. Porque, digan la verdad, hay que entender a una criaturita cuando  aún no sabe hablar y sólo se expresa mediante el llanto. Un llanto que puede indicar muchas cosas desde tener hambre, frío, calor, sueño, cólicos hasta mimos y brazos. Esa habilidad de percibir qué quiere y qué necesita el bebé es propia de las MADRES (no es por desmerecer a los padres pero ¡vamos!).


Bien, les decía que algunas empezamos a desarollar la intuición durante el embarazo. No, no estoy loca!!! Es cierto. Cuando quedé embarazada todos decían que era un varón, yo me sentía mal porque no me daba cuenta el sexo (Uy que terrible! ¿cómo una madre no tiene intuición?). La cosa es que sí la tenía pero como me venía en sueños no le prestaba atención. Siempre soñaba que tenía una beba en brazos, ya la tercera vez empecé a desconfiar de la idea del gurí. Así, a las 14 semanas una ecografía de rutina me demostraría que realmente iba a ser una nena (¿casualidad? no me jodan, yo lo soñé!)
Entrado el embarazo, cuando Muriel ya pateaba, empecé a adivinar con qué melodías se iba a mover. Bueno, diganme loca otra vez. Pero ella tenía melodías y sabores preferidos y me lo hacía saber por su movimiento en la panza. También había posiciones mías que la incomodaban y no tardaba en hacérmelo saber (cómo se extraña esa sensación única). 

Así es que cuando nació, aún habiéndonos separado desde el minuto uno, comencé a afinar esa cualidad tan linda que tenemos las mujeres. Ojo, tampoco es una cuestión mágica, la intuición se va construyendo. Pero dejenme decirles que casi nunca falla (en todo caso fallamos nosotras a veces). Lo primero que aprendí fue a comprender cuándo lloraba de hambre. Me acuerdo que ni bien llegados a casa, la gorda lloraba y para mí era hambre. Demián me decía que no siempre que no había que darle mucho porque le podía hacer mal. Yo insistía en que se alimentaría hasta saciarse. Así fue la discusión varios día, él hijo de médica, confía ciegamente en la opinión científica. Sin embargo, fue su propia madre la que me dio la razón y me dijo que estaba bien si le daba más. Imaginense que Muriel tenía a penas días y yo era un novata cero. Al final yo tenía razón. Mi hija lloraba porque tenía hambre y ni bien empezó a tomar más leche se fue tranquilizando. 

Y así con cada cosa, a medida que pasaba el tiempo. Sabía qué sonido tenía el llanto del cólico y cuál el de sueño. Son cosas en las que nos vamos poniendo cancheras.
La intuición y la agudeza auditiva van de la mano. Aprendemos a escuchar y a predecir sus movimientos.

Las mamás sabemos cuando se están por enfermar cosa que nos preocupa un montón y muchas veces por demás. Pero qué le vamos a hacer. Nadie dijo que era una tarea fácil.
La primera vez que Muriel se enfermó, me di cuenta enseguida por el sonido de su quejido. Tenía 6 meses y me llamó entredormida. Con su "mama, mama" (todavía no lo acentuaba bien pero se entendía clarito). Abrí los ojos exaltada al escucharla, la toque y volaba de fiebre. Era de madrugada y lo desperté a Demián: "La gorda está enferma, vamos a la guardia". Salimos de tiro en un remis. Cuando llegamos la revisan y resultó ser una Bronquiolitis!!!

Así que miren hasta que punto las madres somos intuitivas.

Lo mismo cuando empezó con la alimentación complementaria. A Muriel la papilla no le gustaba y no por su sabor, no. No le gustaba porque no la podía comer sola ni masticarla. Aunque parezca loco, me di cuenta que ella quería masticar, aún sin dientitos y se lo dije a la pediatra. Recién cuando le incorporaron los primeros sólidos empezó a disfrutar la comida. Siempre y cuando comiera sola. Había agudizado su motricidad fina y podía agarrar con sus dedidos los trocitos de fideos, pollo y verduras.

Ahora fijense el poder de la intuición, ayer leía el post del nacimiento del segundo bebé de Ira y ella contaba que soñaba con que iba a parir en casa y así fue finalmente. No sabía el sexo a ciencia cierta pero supo en su interior que iba a ser varón. Si eso no es intuición, entonces qué es?

Como dice la Sra desmadres "no todo es color de rosa", muchas veces las corazonadas nos llevan a cometer errores. Pero qué más queremos, nuestros hij@s no vienen con manual debajo del brazo. Sí, es cierto que a veces traen un pan (y doy fe de eso, ya lo contaré en otra oportunidad). Pero manuales no. Para eso estamos nosotras. Para escuchar nuestras corazonadas, esas que nos hacen comprender cosas sin necesidad de razonar. Esas a las que llamamos intuición o sexto sentido. La que nos pone en la vereda de madres, aunque muchas veces nos tilden de metafísicas o exageradas! Es esa misma intuición la que nos dice cómo seguir cuando llega la maternidad y nos pone la vida patas arriba de un tirón y nos sentimos náufragas en el medio del océano.
Para algunos me volví "demasiado mamá". Sí, y qué??? Basta de decirnos cómo tenemos que hacer las cosas. Hoy soy mamá.

Menuda caja de pandora resultó la maternidad, eh!!!



40 comentarios:

  1. ¡¡Increíble post Paola!! Se nota que son palabras escritas desde el corazón.
    Y es verdad, muchas veces las mamás, gracias a nuestra intuición, sabemos más de nuestros hijos que los médicos. Es cierto. Por eso es tan importante guiarse por el corazón como tú haces. Tú mejor que nadie sabes qué necesita Muriel, que te está pidiendo con su mirada y sus gestos, y es que a pesar de que no sabe hablar, está claro que sabe expresarse.

    Un placer leerte y conocerte un poquito más!!!

    Un abraz o muy fuerte!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Vero! Confieso que estaba muy ansiosa por esta entrada y no sabía si iba a poder plasmar por escrito lo que para mí significa la intuición.

      Gracias por llevar adelante esta iniciativa y que además de armar esta gran enciclopedia y tratar de definir con palabras el mundo de la maternidad, sirve para conocernos un poquito más todas las mamás y papás que participamos.

      Un abrazo enorme ;)

      Eliminar
  2. QUE BUENA POST, Y QUE BIEN POR ESA INICIATIVA.
    INTUICIÓN .... MMM QUE PALABRA NO, EN LA MATERNIDAD JUEGA UN PAPEL MUY IMPORTANTE Y MAS CUANDO SE ES PRIMERIZA, LA VERDAD QUE LA NATURALEZA ES SABIA Y LA INTUICIÓN NOS FLUYE, MUCHAS VECES NOS DICEN HAZ ESTO, PERO NUESTRO PENSAMIENTO ES OTRO, Y NOS FUNCIONA, COMO MADRES NOS VOLVEMOS EXPERTAS EN INTUIR JAJAJA
    SALUDOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!!! Es cierto, en las primerizas la intuición es fundamental. Supongo que ya con el segund@ una se pone más canchera no?
      Ojalá siempre escucháramos más al corazón que a la cabeza!!!

      seríamos más felices y nuestros hijos también!!!

      Besotes

      Eliminar
  3. Me ha encantado tu frase de "me volví "demasiado mamá". Sí, y qué???" . Un beso, y enhorabuena por este post! :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Isabel!!! Sí, es que es así. Estoy demasiado mamá y me encanta jajajaja

      Besotes

      Eliminar
  4. Me encanta tu entrada y tu palabra, te has estrenado bien!! Que razón tienes, nuestra intuición es poderosa, nos hace saber cosas que los demás desconocen.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Di!!! Es así y eso es lo lindo... no?

      Besotes

      Eliminar
  5. Los papás tenemos la intuición menos desarrollada, es cierto, pero los que tenemos una hija con personalidad tenemos una ayudita extra... me explico:

    - El otro día mi hija estaba un poco quejica por casa, se movía de un lado para otro con incomodidad, yo consulté si tenía fiebre, si tenía algún grano o erupción en la piel... al final ella me dijo: papá, me duelen las zapatillas. Se las había puesto al revés... fue poner cada una en su sitio y listo!

    Yo a mi intuición la llamo la "Muy", es decir, little Ana, mi niña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja sí, que linda tu MUY... por tus palabras leo que sos un excelente papá que ama a su hija y me encanta!!!

      Tu forma de escribir es muy divertida!!! Bienvenido a mi blog!!! ;-)

      Besotes para vos y tu little Ana.

      Eliminar
  6. Bienvenida al carnaval de Trimadre, ya verás qué bien te lo pasas.

    Tu palabra va intrínsecamente ligada a la maternidad, diría que incluso a lo femenino. Es así, es algo que afortunadamente (a veces no tanto porque nos puede angustiar) desarrollamos más las mujeres y que cuando eres madre se multiplica por mil. ¿Cómo si no íbamos a ser capaces de cuidar a nuestros hijos? Por muchos libros que leamos o consejos que nos den otras madres, no hay nada como esa intuición para no morir en el intento.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la bienvenida, Bego!!! Es cierto que a veces nos angustia... tiene sus pro y sus contra!!! Pero que lindo tener esa cualidad... y qué útil cuando somos primerizas y no tenemos ni idea de lo que nos espera!!!

      Besotes

      Eliminar
  7. Pao, GENIAL tu aportación. Y muy necesaria para hacer creer a todos esos cínicos de la maternidad natural que todo es mucho más fácil y gratificante si aprendemos a escuchar, a creer y a querer nuestro lado más femenino. Porque, como dice Bego, la intuición es algo intrínsicamente femenino, sobre todo cuando eres mamá.

    Y hay infinitos ejemplos de ello, que tú has expuesto maravillosamente aquí, que lo demuestran. En mi caso, yo visualicé el alma de mis dos hijos. Le expliqué a SantoVarón cómo iban a ser cuando aún estaban en mi vientre... y acerté de pleno. Porque esa conexión, esas sensaciones se tienen ya en el embarazo, como dices... en la forma de moverse, de reaccionar a estímulos externos... Y es una experiencia ÚNICA haberlo vivido como nosotras lo hemos vivido. Así que me alegro de que haya mamás como tú que lo compartan y de forma tan ELEGANTE y RESPETUOSA abran esa ventana a otras mamás y futuras mamás.

    Felicidades, mi niña. Qué alegría de que te hayas unido al club, de verdad. No sería lo mismo sin ti... UN BESAZO, ché ;)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nieves, sos un dulce de leche!!! Me hiciste emocionar y eso que a mí no me cuesta nada jajajaja

      Sabés, yo tuve una visión parecida durante el embarazo, sabía que iba a ser una nena tranquila pero con carácter. Muchos me decían loca, inclusive papá de Muriel pero yo acerté. Es una nena amorosa y con un carácter que mamita querida si se enoja jajajaja

      Un besote enorme che!!!

      Eliminar
  8. me gusta tu palabra... la has definido a la perfección... como la mía pero mejor explicado ;) feliz día

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Va de la mano con la tuya!!!

      Feliz día. Besotes

      Eliminar
  9. Enhorabuena por esa primera aportación, linda (aquí otra mami novata que se estrena esta semana...). Y que cierto es, que la intuición de madre no falla, fallamos nosotras cuando por el motivo que sea no el hacemos caso. Felicidades por eso de haberte vuelto "demasiado mamá". Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carol! Gracias, nos damos la bienvenida mutuamente!!!

      Ahora me paso por tu blog a leer tu entrada!!!

      Vamos las mamás "demasiado mamás".

      Besotes!!!

      Eliminar
  10. Pues me ha parecido estupenda tu reflexión.
    Los padres tenemos menos intuición, cierto, aunque en nuestra defensa debo decir, o al menos en mi caso, que para compensar os hemos dejado la intuición y nosotros nos hemos quedado todas las malas ideas de las trastadas que se pueden hacer con nuestros hijos.

    Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que suerte que ustedes se llevan esa parte, el papá de Muriel es igual, le encanta pensar trastadas para hacer con ella!!! Así hacemos un sano equilibrio no? jajajaja

      Besotes :)

      Eliminar
  11. Vaya sensibilidad al escribir!! BIenvenida a la iniciativa. Es un placer encontrar una definición tan buena de intuición.
    Muchas veces la gente que está a nuestro alrededor no puede entender ni captar ese lazo que nos une a nuestros hijos.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el recibimiento María José!!! Me alegra que te haya gustado mi primer post de #azdelamaternidad

      Es un lazo único no?

      Besotes

      Eliminar
  12. QUé gran palabra y qué gran post!!!! toda mamá y, sobretodo primeriza, desarrollamos la intuición... difícil de entender para unos, pero tan claro entre nosotras, bien sabemos que la tenermos y que siempre (o casi siempre) acertamos!!!!!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es cierto las primerizas le sacamos el jugo a lo loco!!!

      Es algo que tenemos en común las mujeres no? Y qué linda coincidencia.

      Un abrazo!!!

      Eliminar
  13. Sí, la maternidad y la intuición van de la mano,no sé cuál nace primero, pero son indivisibles. Muy lindo post.

    Te dejé respuesta a tu lindo comentario, un abrazo de Budapest hasta mi Buenos Aires querido.. cuando yo te vuelva a ver... jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que buena onda!!! Gracias miles!!!

      Me encantó tu saludo.

      Un abrazo enorme ;-)

      Eliminar
  14. Que buen post Pao, me ha encantado, se nota que has sentido cada palabra que has escrito. En mi caso, estoy de acuerdo en muchas cosas menos en el embarazo. Yo toda la vida he tenido muchísima intuición, de hecho siempre me han dicho que era un poco bruja. Hasta que me quedé embarazada, y no era capaz de "conectar" con mi bebé para sentirlo, para sentir lo que iba a ser. Creo que era porque tenía muchas ganas de que fuera niña y no podía ser objetiva...
    Menos mal que luego recuperé toda la intuición de la que has hablado, tan imprescindible para cualquier madre, principalmente primeriza.
    Un besin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!!! Tal vez era porque deseabas que fuera nena, yo creo que quería un varón y por eso no me daba cuenta... sólo que cuando soñaba con mi bebé era una nena. Igual creo que la intución propiamente dicha empieza cuando nacen no? Cuando realmente tomamos conciencia de que trajimos al mundo una personita.

      Un besote y gracias por pasar por acá!!!

      Eliminar
  15. ohhh pao q bonito..!

    pues q razon tienes... yo me volvi intuitiva de las necesidades de nicolás claro q dsd q staba em mi panza... yo tngo un tic de mover la pierna rapidamente cuando estoy nerviosa o simplemente sentada y relajada jajja... pues mi hijo en la panza no se dejaba de mover cuando me iba a dormir hasta q me di cuenta de q si yo empezaba a mover la pierna se calmaba... y hasta la fecha... cuando nos vamos a dormir... es moviendo la pierna jjaja

    asi llega la intuición a una madre...

    que gran poder el de ser mamá... el sexto sentido de la intuición

    Me encanta...! en esto coninciden nuestros post de hoy..: "Para algunos me volví "demasiado mamá". Sí, y qué???"

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tania!!! Que lindo lo que contás!!! Y que tierno que todavía hoy se calme y se duerma así...

      Tenés razón hoy coincidimos en que nos volvimos demasiado mamás!!!

      La magia de la maternidad

      Besotes

      Eliminar
  16. Pao, bienvenida al carnaval :) yo siempre fui una defensora acérrima de la intuición femenina, y antes de ser mamá, cuántas cosas no le habré dicho a mi esposo, a modo de presentimiento, y resultaron ser reales. Antes de ser mamá, también me preguntaba ¿será verdad que una madre llega a conocer de manera tan profunda a su hijo? Y bueno, la respuesta es más que obvia. Hasta el día de hoy me asombra la capacidad que tenemos para identificar el motivo del llanto y el significado de ciertos sonidos. Y a medida que pasan los años, esa intuición va en aumento. Me gusta cuando dices "para algunos, me volví demasiado mamá", bueno y ¿qué esperan? lo raro sería que siguiésemos siendo las mismas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la bienvenida!!!

      Es cierto que la intuición es más propia de la mujer incluso antes de ser mamás. Pero es con la maternidad que la explotamos a fondo. Descubrimos cosas innimaginadas.

      Somos demasiado mamás y qué? Besotes y abrazos

      Eliminar
  17. Me ha encantado tu entrada, Pao. Aunque mi intuición no ha sido tan clara como la tuya, yo soñaba con niñas y mírame, tres niños como tres soles, jajaja... Lo que sí es cierto es que intuyo cuándo les pasa algo, cuándo se van a poner enfermos y demás. A veces la gente me dice que exagero o que me preocupo en exceso, pero supongo que es lo que tiene el ser madre: ir un paso por delante de los demás.
    ¡Me encantó tu palabra y tu forma de contarlo!
    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Arusca! Yo creo que la intuición de madre propiamente dicha es a partir del nacimiento. Viste que podemos saber qué les pasa y es cierto que nos preocupamos en exceso muchas veces, pero con razón, son nuestros tesoritos de cristal!!!

      Besotes!!!

      Eliminar
  18. ¡Convencida estaba de que te había dejado un comentariooo! Ay, qué desastre...

    Yo alucino con la intuición. Es increíble cómo sabes las cosas... al principio me daba miedo y quería requetecomprobarlo todo mil veces, pero ahora me dejo guiar por la intuición sin problemas, y la verdad es que acierto siempre. ¡Es una herramienta maravillosa! Creo que todos deberíamos hacerle más caso, en todos los ámbitos de la vida.

    Me ha gustado mucho mucho tu entrada porque me siento muy identificada con todo. ¡Un beso grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te precupes, Almu a mí me pasó lo mismo! Estaba segura de haber comentado todo y después me di cuenta que no jajaja

      Viste? No tiene explicación racional pero acertamos!!! Es una herramienta genial!!!

      Muchas gracias por tu comentario

      Besotes

      Eliminar
  19. Qué buen post y cuánta verdad en él...
    Yo intuí que Pichu era niña y a pesar de que ni el mismo ginecólogo acertaba a ver con claridad y pensaba lo contrario, acerté, porque yo ya había soñado con ella, y con su carita. Idem con mi rubiazo... Amén de mil cosas más que sólo se explican si crees firmemente en la intuición, ese sexto sentido materno que no falla, que siempre te mantiene alerta y que te hace darte cuenta de que te has convertido en MAMÁ.
    BESAZOS PARA BUENOS AIRES!!!!
    Noni

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Noni, que lindo lo que contás, me da piel de gallina!

      Que poder el de la intuición de madre!!!

      Besotes enormes!!!

      Eliminar
  20. La intuición es definitivamente sinónimo de MADRE. Ahora que lo soy, entiendo como se hacia la mía cuando yo era pequeña y aparecía en el momento mas inoportuno(para mi obvio), y no podía hacer todos mis experimentos! Yo que llegué a pensar que ella era mágica, pero que va era MADRE! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto eso que decían nuestras madres: "cuando seas mamá me vas a entender" y tal cual!!!

      La magia de la maternidad ;-)

      Besotes

      Eliminar

Me harías muy feliz si me dejaras un comentario, che!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.

Seguí el blog por email