martes, 11 de junio de 2013

Relatos cortos #1 - El delta (cuento)


Este cuento lo escribí (con 20 pirulos) en mayo de 2002 y está inspirado en el Delta del Río Paraná,Tigre, Buenos Aires. Cualquier semejanza con la realidad es pura coincidencia. Espero les guste!






Querido Diario:

Aprovecho este pequeño recreo y la tranquilidad que reina en la casa, cuando Facundo está en la guardería y Mariano, en el negocio de Chichita descargando mercadería de la lancha; para actualizar tus páginas con las últimas novedades.
Como es habitual, todas las mañanas llega del Puerto de Frutos la lancha que abastece a los pocos comercios que tiene la isla, entre ellos la despensa de Chichita, la señora de Bartolo, el carpintero. Y el domingo 23 de setiembre no iba a ser la excepción. Casualmente ese día se festejaba el centenario de don Carmelo, el viejo y único carnicero del lugar que, a pesar de sus años, aún seguía atendiendo la carnicería ubicada en la esquina de mi cuadra frente al Canal Arias. La lancha llegó cargada de fiambres y embutidos, tres medias reses, treinta kilos de pan, docenas de cajas con botellas de vino tinto y diversas confituras. Chichita y yo nos encargamos de hacer la torta de casi cincuenta kilos y cinco pisos. Todos los vecinos de la isla estaban invitados al agasajo y, con suerte, se esperaba la llegada de Juan Ignacio, el único hijo de Chichita, que volvía de una Conferencia en Francia, sólo faltaría él.

*

Don Carmelo era conocido por su habilidad en los cortes de carne (en su juventud había trabajado en el matadero y era, como decía mi abuela, «canchero viejo»), sus recomendaciones en la cocina y su cordialidad con la clientela, especialmente la femenina.
__Es un picaflor, imaginate que me tiraba los perros siendo yo una piba comprometida y mucho menor que él __recordaba Chichita sin poder evitar sonrojarse__. Pero, así y todo se merece una linda fiesta de cumpleaños ¿No te parece? __me decía.
Chichita venía de buena familia y se había tenido que casar con Bartolo, carpintero de vocación, unos cuarenta años atrás al quedar embarazada. No era bien visto que una chica fuera madre soltera. Así nació Juan Ignacio, hoy una eminencia en Medicina. Dicen las malas lenguas que, por esa época, don Carmelo había quedado viudo con sesenta abriles y le arrastraba el ala a ella, una joven veinteañera. Una vez le pregunté a Chichita si era cierto y me cambió el tema, como suele hacer cuando algo la pone incómoda. No le di mucha importancia y me olvidé del asunto. 

*

El asado y los chorizos chillaban en la parrilla de don Fanancio, quien ofreció su local para el festejo. También había dos cochinillos y cuatro chivitos cociéndose a las brasas, y el asador estaba lleno de achuras. Una hilera de platos con matambre y ensalada rusa le daban color a las mesas. Los miñoncitos acompañaban las tablitas de madera en las que se serviría la carne. Yo me dediqué a elaborar guirnaldas para colgar en las columnas que sostenían el extenso techo de paja y además hice una pancarta que decía «Felices 100 años, don Carmelo».
Ya estábamos todos reunidos en la Parrilla de don Fanancio. Estaban Facundo y Mariano, doña Elvira, su esposo Jacinto y la Herminda (más conocida por los vecinos como “lengua de víbora”).También doña Rosa, la partera de la isla, que conversaba animada con don Fanancio. En un rincón, Bartolo casi abrazado a la damajuana (gustaba mucho del alcohol...) pedía a un grupo de cantores de tango que entonaran “Nostalgia”.
Me dirigía a colgar una especie de piñata para los chicos cuando Chichita a los gritos avisó del arribo de don Carmelo, el cumpleañero.
__“¡Qué los cumpla feliz, qué los cumpla feliz, qué los cumpla, don Carmelo...!” __cantamos todos a coro.
Don Carmelo se emocionó tanto que tuvimos que ayudarlo a sentarse. Estaba impecable y alegre como siempre, como nunca. Con su natural cortesía saludó y agradeció a cada uno de los invitados, de fondo se escuchaba la música de la banda de Manolo. Después del almuerzo se armó el “bailongo” y no quedó ni uno sentado, salvo Chichita que no dejaba de llorar mientras tomaba y tomaba vino. Me alarmé y me acerqué a preguntarle si estaba bien.
__No te preocupes, mi cielo. Estoy emocionada, quizá este sea su último cumpleaños y me entristece. No es nada, estoy bien __me contestó.

*

En eso se escuchó un golpe de manos que venía de la puerta, era Juan Ignacio, alto y elegante, recién llegado de Aeroparque que no quiso perderse la fiesta, ni dejar de saludar a don Carmelo, tan querido por él. En cuanto lo vio corrió a abrazarlo:
__Feliz cumpleaños, viejito __se animó a decirle mientras una lágrima recorría sus mejillas.
Todos comezamos a aplaudir y después rodeamos a Juan Ignacio haciéndole preguntas sobre su vida en Europa y los lugares por los que paseó.
__¿Qué tal es la Torre Eiffel? ¿Y el Arco del Triunfo? __curioseaban algunos.
__Me imagino que habrás ido al Moulin Rouge ¿No? __le guiñó un ojo Jacinto, el esposo de Elvira.
__Sí, conocí cada rincón de París y traje postales para todos __contestó con educación Juan Ignacio__. Pero ahora festejemos con Carmelo ¡Qué suban la música, vamos a bailar!
*

Del otro lado del salón, en un rincón, Chichita embriagada sólo le pedía perdón a Bartolo. Pasaba por ahí en dirección al baño, que estaba detrás de esa mesa, y sin querer escuché:
__Perdonáme, Bartolo. Aquel rumor era cierto, yo lo amaba a él y estaba desesperada, fue una noche de locura. No sé cómo pedirles perdón, ni a vos, ni a Carmelo, ni a Juan Ignacio. Pobre hijito mío __se lamentaba Chichita.
Sin embargo, no fui la única que escuchó a Chichita. Juan Ignacio queriéndoles dar una sorpresa a sus padres apareció por detrás y accidentalmente oyó aquella revelación que lo comprometía.
Recuerdo que siempre lo unió a don Carmelo un especial afecto que excedía al que sentía por Bartolo. Cuando éramos chicos le gustaba jugar a ser el hijo del carnicero. Don Carmelo tenía adoración por él, el varoncito de la cuadra, y nos dejaba jugar en la carnicería a la hora de la siesta. Podíamos pasar horas jugando allí, mientras los otros chicos del barrio se iban a nadar al río. Antes de abrir el negocio nos preparaba la merienda y Chichita tenía que llevarnos a la fuerza. Cuando Juan Ignacio se empacaba era difícil de manejar.

*

El baile seguía y nadie prestaba atención a aquello. Todos bailaban alegres y la música aturdía de lo fuerte que sonaba. El lugar parecía una boite de esas de las películas. Todos estaban distraídos menos don Carmelo que dejó de bailar y, al verla llorar, se dirigió hacia Chichita.
__La única noche, aquella noche... Perdón, Carmelo. Debí habértelo dicho hace tanto __acongojada le besaba la mano.
Don Carmelo le secó las lágrimas que mojaban sus pómulos y, con una tierna sonrisa, le agradeció por darle “el mejor regalo que recibí en toda mi vida”. Bartolo se abrazó con Juan Ignacio y le dijo cuanto lo quería. Yo no hacía más que llorar emocionada, Juan Ignacio era como el hermano mayor que nunca tuve. El momento más emotivo fue cuando Juan Ignacio le dijo a don Carmelo:
__Viejito, el juego se volvió realidad. Te quiero tanto. ¡Feliz Cumpleaños!
La fiesta continuó hasta altas horas de la noche de ese domingo. El lunes siguiente por la mañana recibí la noticia del fallecimiento de don Carmelo, "se durmió en un sueño" para no despertar. Dicen que lo encontraron “sonriente como un angelito”. Juan Ignacio se encargó de los gastos de sepelio y luego se volvió a Europa. Chichita desconsolada ya ni dirige la despensa y dejó a Mariano a cargo. La isla no volverá a ser la misma.

Tu fiel confidente, 2 de octubre de 1972


14 comentarios:

  1. Me has transportado lejos, a ese delta de ese río argentino de hace muchos años. El relato es redondo en cuanto a su estructura, me encanta cómo describes los personajes en los primeros párrafos y poco a poco vas introduciendo la trama. Y esas expresiones como arrastrarle el ala me dejan loca. Me parecen muy poéticas.

    ¿Con 20 años hiciste éste? ¡Quiero ver los de ahora!

    Un besote y felicidades por escribir tan bien

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Bego!!! En esa isla nació mi abuela materna, mi adorada gordi. Su papá se llamaba Carmelo y era carnicero... si bien la historia no tiene nada que ver con ellos, fue mi pequeño homenaje por su centenario...

      Me siento halagada ya que te admiro a vos y a tu escritura... son perfectas.

      Un besote enorme.

      Eliminar
  2. No sé cómo decirte que lo que has hecho es extraordinariamente difícil, presentar tantos personajes y que la narración esté correctamente esteucturada, sea fluida y comprensible está al alcance de unos pocos. Me has recordado a Mendoza, y el emotivo final está a la altura de cualquier expectativa. Me he emocionado profundamente, porque ya sabes que las personas mayores son mi debilidad...

    Puedo decirte que las narraciones colmena no se encuentran entre mis favoritas, pero no puedo menos que quitarme el sombrero cuando veo tanta calidad técnica en un espacio tan reducido. Y eras solo una niña cuando lo escribiste... Guau.

    Enhorabuena, Pao. Deberías considerar seriamente presentarte a algún concurso, te lo digo de corazón...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nieves!!! Como le decía a Bego... es un cuento muy emotivo para mí, no sólo por ser el primero si no por la verdadera historia de aquella isla que no es la misma pero representa una parte de mi historia... este cuento fue un homenaje a mi bisabuelo Carmelo en su centenario, no pude conocerlo en persona pero sí a través de los relatos de mi abu, la gordi... soy hincha del Club Atlético Tigre porque amo ese lugar, a través de los ojos y palabras de mi gordi amada...

      Gracias por tus palabras, siempre son un regalo al alma y tus consejos también.

      Besote enorme ;-)

      Eliminar
  3. Pao, reina, por no ser pesada y reiterativa, suscribo las palabras de Bego y Nieves. Escribes como los ángeles y deberías pensar seriamente en sacar partido de alguna manera al talento que tienes. Es evidente. TE lo digo con la mano en el corazón. Me dan este texto y me dices que es de un autor de renombre y me lo creo a pies juntillas.
    Enhorabuena y cuidado con los copyrights y lo que publicas! que aquí destilas talento y eso se vende caro y se plagia gratis!!!
    Un abrazooote hermosura!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Vero! Por tus palabras, por tu tiempo, por tu afecto... nunca lo pensé así... sólo escribía no sé si pueda sacar partido de eso, pero al menos me conforma que alegre y guste a otros!!!

      Un abrazote... te extrañé en tus vacas y eso que estamos a miles de km (desde siempre). Besotes, espero lo hayan pasado genial

      Eliminar
  4. Me ha gustado mucho, una historia que engancha y te transporta a aquellos lugares, reitero lo que ten han dicho deberias de sacarle partido

    Besotes Pao!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias hermosa por tomarte el tiempo de leerlo. Me alegra que te haya gustado... voy a ver qué hago jajaja

      Besotes enormes che!!!

      Eliminar
  5. Guau!!! Pao! Pero tú eres escritora... ¿Verdad?
    Madre mía, niña!
    Lo he leído de tirón y me has dejado con ganas de más, del "y antes de eso... ¿qué?"
    Tu manera de expresar hace sentir. Eres grande, pequeña.
    Gracias!!!
    Un besazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja noooo, no soy escritora. Soy caradura que es otra cosa :P

      Gracias miles, me alegra que te haya gustado y me honra tu opinión!!!

      Besotes hermosa, ojota que ésta noche se devela el misterio!!! jajaja

      Eliminar
    2. Jajajaja!!
      Nena, me tienes en ascuas!
      Que vuele el reloj!
      Muaaaak

      Eliminar
  6. Perro!!! qué cuentazo... ya han pasado más de diez años y no hay segunda parte ¿? Me recuerda un poco la canción de María Teresa y Danilo... sólo un poco. La foto me recordó cuando fui a un paseo por Tigre, que belleza de paseo... genial esa narración, un poco enredada al inicio pero luego le vi forma (no lo digo por tu forma de escribir, sino por la cantidad de personajes). Lo hubieses hecho por entregas para mantener la intriga, pero nos los diste en toda una píldora concentrada. Esperaremos otro ¿pero no en 10 años verdad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Merlín... lo escribí para un taller de expresión que hacía en aquel momento y sí, son muchos personajes y no sé cómo se me ocurrieron tantos! Después de 10 años me parece imposible haberlo escrito jajaja

      Tengo algunos más... cuando pueda los voy subiendo.

      Besotes!!! Y gracias por leerlo ;-)

      Eliminar
  7. ¿Qué podemos hacer para mantener antiguas ilusiones y fantásticas tradiciones?

    Desde el equipo del Ratoncito Pérez, os presentamos "la moneda de Pérez", un proyecto que nació hace casi una década con afán de mantener y sobre todo de recuperar, esa alegría infantil que conlleva la caída de los primeros dientes de nuestros más pequeños.

    ¡Visitadnos en nuestra página webhttp://ratoncitoperez.com/ !

    Compartidlo con vuestros amigos, os esperamos pronto.

    ¡Contamos con vosotros en la aventura de crecer y mantener vivas las historias de siempre, siempre soñando!

    ResponderEliminar

Me harías muy feliz si me dejaras un comentario, che!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.

Seguí el blog por email