miércoles, 5 de junio de 2013

El diccionario de la maternidad de la A a la Z - U de Utopía

Bien amig@s, esta es la 5ª edición (y mi 3ª entrada, pueden ver las anteriores,  y ) del gran diccionario de la maternidad ideado por nuestra querida Vero de Trimadre a los 30
Este es un carnaval del que (aún a las corridas) no me canso de participar y es sencillamente (para mí) el mejor de todos, porque es una enciclopedia colectiva. 

Así que esto va para vos que estás ahí pensando qué hacer... sí, a vos! No dudes más y sé parte. Este diccionario lo construimos entre tod@s.

En esta oportunidad, y viendo que estaba muy solita, elegí la U. Podría haber elegido Unión o Unidad, Universal, Universidad. Pero no. (la mina NO la se quería complicar) Elegí Utopía! ¿Y ahora cómo salgo de este baile?


Atenti che, que (aunque se parecen) no es lo mismo que Quimera (ver más sobre ésta última en la morada de Nieves).


La RAE define utopía (del griego οὐ, no, y τόπος, lugar: lugar que no existe) como plan, proyecto, doctrina o sistema optimista que aparece como irrealizable en el momento de su formulación. Como siempre su descripción no me basta para expresar lo que quiero en este gran diccionario de la maternidad así que tuve que buscar por otros pagos. La wiki aporta un poco más, "representación de un mundo idealizado que se presenta como alternativo al mundo realmente existente, mediante una crítica de éste."
Pero quiero ir más allá. No se asusten no les voy a hablar de Platón ni de Moro, pero sí decirles que la idea de un "lugar/Estado imaginario que reúne todas las perfecciones y que hace posible una existencia feliz porque en él reinan la paz y la justicia" tiene su historia. Y que a la vez, Utopía deja ver un doble juego de significados: el de 'no lugar' y el de 'buen lugar'.

Bueno, muy linda tu clase de filosofía pero, ¿qué carajo tiene que ver todo esto con la maternidad? Perdón, es que me gusta irme por las ramas. A lo nuestro!!!


Utopía y maternidad

Antes de Muriel, la maternidad para mí era una utopía en el sentido tajante que le da la RAE. La maternidad como ese 'no lugar'. Como un proyecto irrealizable (al menos en el corto y mediano plazo). Si bien estuvimos muchos años de novios, la convivencia no era prioridad y mucho menos un bebé. Primero estaba la carrera que (por cierto) los dos compartíamos, luego el trabajo. Para irnos a vivir juntos teníamos que estar bien económicamente, cosa que jamás pasaba/pasó. Pero el tiempo sí pasaba y a qué paso. Yo estaba pisando los 30 y ya había perdido las esperanzas de ser madre (ella siempre tan dramática), sentía que se estaba pasando mi cuarto de hora. Pensar en ser madre era una verdadera utopía que a la vez me frustraba porque era un deseo profundo que no iba a poder cumplir. Otra vez el drama ¿Cómo traer al mundo a un bebé en semejantes condiciones, qué le íbamos a ofrecer? Sencillamente era una locura siquiera pensarlo.
Pero la vida nos dio una lección cuando menos lo esperábamos (pueden ver de qué hablo acá) y un día llegó el atraso, a los días llegó el test, a la semana los análisis y a las 42 semanas, Muriel. Vaya utopía. Era una bebé real, de carne y hueso!!!

Durante el embarazo, cambió el sentido de la maternidad como 'no lugar' (era obvio) para convertirse en el deseo de un 'buen lugar'. La utopía ahora era lograr ese lugar perfecto donde pudiéramos vivir felices y comer perdices (¿se dieron cuenta cuán utópicos pueden ser los cuentos infantiles?). Este deseo tenía una cara material. ¿Dónde íbamos a vivir? ¿Y de qué? Porque aunque de ilusión también se vive, necesitábamos nuestro espacio y teníamos que comer, por nosotros y por nuestro retoño. Éramos dos comunicólogos ad honorem y sin trabajo remunerado. Linda forma de comenzar ¿no? Pero otra vez la vida usó su varita mágica y con las 10 semanas de embarazo llegó el pan debajo del brazo. Demi consiguió laburo y los tres una obra social. Ahora, sólo teníamos que esperar a Muriel y ser felices (una pavada!).

Ejemplos de maternidad y utopía

Cuando nació Muriel, no se prendía al pecho, por más intentos que hacíamos darle la teta se convertía en una odisea. Entonces con el correr de los días la lactancia se convirtió en una misión imposible, irrealizable, utópica.
Había que lograr que se durmiera antes de las 2 am y que estuviera más despierta durante el día. No. Error. Ella tenía su propio reloj. Y durante los primeros dos meses dormirme temprano era para mí una utopía, un deseo de 'buen lugar', soñaba despierta con la almohada y luchaba con los párpados para que no se cerraran.
Más tarde la papilla. La nena no la quería. ¿No le gustaba? No. La piba quería masticar a los 6 meses y sin un diente. Me la imaginaba diciendo: "Nada de pastenaca. Cométela vos mamá! Yo quiero pollo y fideos" (rebelión en la sillita, bebés al poder!) Hasta los 8 meses (momento de incorporación de alimentos sólidos) la alimentación se había convertido en utopía.
Dormir a Muriel en brazos durante los primeros meses me parecía una verdadera utopía. No, la piba sólo se dormía en el catrecito. Mamá triste, frustrada. "¿Cómo es posible?", "¿No me quiere porque no logré darle teta?", "Soy mala madre", "No quiere estar conmigo" (el dramatismo de telenovela haciendo su aparición) y otras barbaridades que piensa una parturienta frustrada. Con el tiempo, cuando bajé 5 cambios, me di cuenta que eso no era una utopía. Hoy no me la puedo despegar!!!
Y como éstos, podría dar muchos ejemplos. Pero la idea es que lleguen a leer todas las entradas del carnaval y no dormirse con la mía.

La fantasía de la propiedad

La semana pasada Tania del blog Soy la mamá de Nico usó la palabra prestado para definir a los hijos y me quedó resonando en la cabeza la idea de que la maternidad como propiedad privada es utopía, es 'no lugar': ¿son nuestros hijos? ¿somos sus dueños? No. Como ella dijo, son hijos de la vida. Pero en nuestro afán de cuidarlos, de darles lo mejor, de educarlos, perdemos de vista nuestra misión y nos creemos con derechos sobre nuestros hijos como si fueran un tesoro descubierto en una isla del que no pensamos despegarnos. No, la maternidad no es eso. Aunque lamentablemente sepamos de casos en los que los hijos se vuelven un botín. Como padres nos creemos con el poder de la justicia. Y en parte es cierto, somos los intermediarios de su aprendizaje y en su paso por la vida. El tema es cuando queremos hacerles vivir lo que nosotros no pudimos o lo que hubiéramos deseado y entonces, que haga ballet, que aprenda crochet, que sea médic@, etc. Bien, toda madre (y padre) desea lo mejor para su pequeño y que nunca sufra (si es posible). Pero ojo, ellos también eligen y tienen sus propias utopías. No nos olvidemos de eso.
Mil y una vez me encuentro diciendo MI hija esto, MI hija aquello, Mi Muriel, Mi bebota... y es irónico. Nunca fue mía, a pesar de haberse gestado dentro mío.

Con todo esto lo que quiero decir es que la maternidad es utopía pura de principio a fin, aunque la vivamos como realidad. Íntimamente relacionadas con el deseo de dar un sentido a la vida y alcanzar la felicidad de la familia, se encuentran la necesidad y la búsqueda de un mundo mejor para nuestros hijos, más solidario y más justo. Pero nunca va a ser suficiente. Ese es un ideal y a la vez el motor de la maternidad.

Voy a cerrar con una reflexión de Eduardo Galeano, que fue el disparador de este post cuando la usé en mi Feliz lunes. Se llama Ventana sobre la utopía y para mí resume nuestra misión como mamás y papás. Un camino constante en busca de la felicidad.

"Ella está en el horizonte -dice Fernando Birri-. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos. Camino 10 pasos y el horizonte se corre 10 pasos más allá. Por mucho que yo camine nunca la alcanzaré. Para qué sirve la utopía? Para eso sirve: para caminar."

Un abrazo. Nos estamos leyendo...



50 comentarios:

  1. me ha encantado.. no lo veía así pero has dado en el clavo..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!!! Pensé que me iba por las ramas... a veces soy muy volada!

      Besote

      Eliminar
  2. Me ha gustado mucho esta palabra!! y tu definicion adaptada a la maternidad.
    Un abrazo nos seguimos leyendo

    ResponderEliminar
  3. La maternidad es un gran paso, a todas nos cambia la vida, unas para mejor y a otras no tanto, pero así es la vida. Lo cierto es que siempre seremos madres aún cuando nuestros hijos crezcan y tomen su propio camino, estarán ellos en nuestra vida, la verdad es que no lo sabemos, por eso debemos disfrutar esta etapa en grande porque no hay vuelta atrás, ya el reloj se volteó y comenzó a descender la arena, sólo es cuestión de tiempo para saber si es realmente una utopía o no. Lo que si estoy de acuerdo es que no debemos influenciar en nuestros hijos para que ellos sean lo que nosotros no pudimos ser, también es cierto que los hijos son un préstamo que la vida nos da, pero bueno, nuestro propio cuerpo también es un préstamo para nuestra esencia; así que a ciencia cierta, todo es una gran utopía. Buena reflexión!! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, comparto que es un gran paso y no a todas les pega igual... me gustó la idea del cuerpo como préstamo para nuestra esencia...

      Es cierto que todo es una gran utopía!!! Besotes

      Eliminar
  4. Pues, sí, la utopía sólo sirve para seguir caminando cuando aún se cree que esta es alcanzable. El análisis filosófico que se le puede dar (creo que estarás de acuerdo) no es para ponerlo aquí, jajaja.
    Creo que tenemos cosas en común, tal vez por ser latinoamericanas o porque yo estuve obsesionada con la literatura sureña por años.

    Un beso desde el Danubio azul (está a punto de desbordarse por cierto)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja! Si empezaba con el análisis filosófico no terminaba más! Hay mucha tela para cortar sobre el tema... tenemos varias cosas en común! Yo creo que por las dos cosas!!!

      No me digas que se va a desbordar???

      Besote porteñudo de los Buenos Aires

      Eliminar
  5. Qué bueno, me ha gustado mucho tu entrada, cómo la maternidad supuso la transición del "no lugar" a un "buen lugar", los ejemplos utópicos maternales que has puesto, la reflexión final... ¡me encanta! Y me encanta también que te vayas por las ramas! Un beso:-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja gracias María Isabel... me gustaba el juego entre no lugar y buen lugar... pero tengo que controlarme para no irme por las ramas!!!

      Besote hermosa

      Eliminar
  6. Genial, Pao, como siempre. Da gusto leerte. Y me ha gustado mucho los viajes entre el no-lugar y el buen-lugar. ¡Fantástico!

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Almu! me pone contenta que te de gusto! A mí también leerte a vos!!!

      Mil gracias

      Besote enorme

      Eliminar
  7. Niña... yo no sé lo que me pasa contigo pero cada vez que te leo me recorren escalofríos por la espalda y los brazos. VERIDICO!!! Quimera-utopía Palabras tan hermanadas como nosotras en nuestro corazón, ¿verdad? Y ya me remataste con el final, que enlaza con mi RENACIMIENTO...

    Pues eso, que yo también te quiero cada día un poco más. Y que eres MAGISTRAL escribiendo. La simbiosis entre nolugar y buenlugar adaptado a la maternidad es, simplemente, SOBERBIA.

    Tú tienes que tener tu silla honorífica en la Real Academia de la Maternidad... y no sé si la J o la U o cualquiera de las que propones!!!!!!!!

    Un besazo, CORAZÓN.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja me hacés reír porque a mí me pasa lo mismo con vos nena!!! Venimos enlazadas estos últimos días!!! Sos mi amiguita virtual, te quiero así morada!!!

      Gracias miles por tus palabras, y a la vez me hacés emocionar y encima soy de lágrima fácil

      Besote gigantísimo... me encantó tu REnacimiento

      Eliminar
  8. Me ha encantado...un camino constante en busca de la felicidad. Que buena frase!!!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lois a mí también me encantó tu Adelante! Creo que en algún punto se cruzan no?

      Besotes

      Eliminar
  9. Nunca lo hubiera pensado así, pero me ha parecido muy meditada esta reflexión.
    La verdad es que esto da para pensar y volver a leer la entrada de nuevo para sacar cada uno sus propias conclusiones.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, tal vez es un poco complejo o tal vez mandé fruta y no tiene un pedo que ver jajajaja

      Un abrazo che

      Eliminar
  10. La utopía sirve para caminar, qué bueno! No me van mucho los rollos trascendentales, pero este me parece muy muy bueno, me encanta esa manera de enfocar las cosas.

    La paternidad como utopía, la zanahoria que se le pone al burro delante de los ojos para que camine. Los hijos son el motor de nuestra vida, son la motivación para caminar... hasta que les toque a ellos.

    Grande Pao!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias che!!! Es cierto, los hij@s son el motor de nuestras vidas!!!

      Un abrazo de gol!!!

      Eliminar
  11. Pao! Es tu texto del miércoles mudo, ¿verdad? Es que me gustó tantísimo!!!
    Mira, como me siento muy cercana a ti por no sé bien que loca razón (esta blogosfera es así de buena, te conecta con quien jamás podrías conocer si no es a través de la pantallita), sólo te diré que "utópico" sería pensar que la maternidad es fácil y que a lo largo del camino que nos ofrece siempre vamos a estar "comiendo pérdices" y te diré algo que para nada forma parte de la familia "utopía": el hecho de que Muriel no podría tener mejor MADRE.
    Eres un amor.
    Gracias por esta bonita reflexión y por desnudar así tu alma.
    Un abrazo enorme hasta el otro confin de la tierra ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Noni!!! Es que a mí me pasa lo mismo y es re loco, porque a penas hace unas semanas nos conocimos y por la blogsfera... como dice Nieves, a veces nos sentimos más cercanos aún en la distancia que con nuestros propios amigos y esa es una de las gratificaciones 2.0.
      Gracias por aportar al concepto de utopía, la maternidad no es nada fácil y comer perdices es casi imposible jajaja

      Gracias Noni, me encanta leerte!!! Vos sos un amor

      Un abrazo y besote de confin a confin

      Eliminar
  12. Pao, qué lindo! Mira que, sin querer, nos cruzamos en más de un aspecto. Claro que la palabra utopía es tremenda palabra y se come a cualquier plan :) Durante mucho tiempo yo tampoco me veía como mamá, y mucho menos como una mamá que fuese a dejar su trabajo (colega!). Hace unos años, mi vida actual la habría visto como una utopía! Ahora pienso cómo haría si tuviera otro bebé. Quisiera quedarme en casa también. Me alcanzará la plata? Pero tu post me da ánimos: lo que suceda es lo que tendrá que suceder.
    Qué bueno además lo que cuentas de las papillas. Estuve pensando en mencionarlas porque mi niño, al igual que Muriel, las odiaba y lo que quería era comerse mi sandwich de queso :)
    Me encantó tu post. Un reto tamaña palabra.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te creas, creo que plan y utopía van siempre de la mano... Me sentí muy identificada con tu entrada... y siento lo mismo que vos, si tuviera otro bebés quisiera quedarme en casa también!

      Jajaja los nenes saben lo que es bueno no? jajajaja

      Gracias miles hermosa.

      Besotes

      Eliminar
  13. Maravilloso!!! Me ha encantado la entrada, el " no lugar", el "buen lugar", la cantidad de utopías que nos vamos enontrando, me ha encantado la reflexión de que los hijos no son tuyos, yo también lo creo así y lo has rematado con una cita de mi amado Eduardo Galeano. Chapó!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ira!!! Que bueno que te hay gustado! Me encantó tu tribu... creo que hoy (y siempre) es muy necesaria para la maternidad... es una locura que criemos solas en pequeños guetos.

      Yo también amo a Galeano!!!

      Gracias miles.

      Besotes hermosa

      Eliminar
  14. Pao, normalmente me encanta lo que escribes, pero esta semana has estado sublime. Como dicen Ira y Nieves: la simbiosis entre no lugar y buen lugar, ha sido magistral.

    Le has dado una vuelta de tuerca al concepto de maternidad.

    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mª José!!! Uds sí que me elevan el ánimo a las nubes!!!

      Mil gracias. Me emocioné con C de Claudia!!!

      Besotessssss

      Eliminar
  15. Uf, te comenté desde el móvil y no ha salido....

    Pues me ha gustado mucho tu palabra de hoy, la diferencia entre significados que tiene utopía y como esto lo ligas a la maternidad.

    mi gordi, nunca ha comido papillas, siempre ha sido de comer trocitos, y muy bien que hacen ellas, para que las vamos a engañar si lo que está bueno de verdad es la comida? jajaja.

    Besazos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Didi! Yo creo que nuestras gordis sí saben lo que es bueno!!! jajaja

      Besazos hermosa y qué Oído te mandaste che!!!

      Eliminar
  16. Maravillosa entrada , fantástica palabra, tan evocadora, tan sugerente y tan ligada al hecho de ser padres. Qué cierto es eso de que es una utopía que los hijos sean nuestros, no lo son, son de la vida, con la suya propia.

    La frase de Galeano me ha tocado, "para avanzar", olé, qué sería de nosotros sin utopías.

    ¿Te he dicho ya que me encanta tu forma de escribir? Te imagino contándomelo de viva voz, con tu acento argentino tan musical ;-)

    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Bego, siento gran admiración por vos desde que te leí por primera vez. Para mí es un honor que te guste lo que escribo y cómo. Nuestros hijos son de la vida y nosotros sólo les damos un empujoncito para que tengas sus propias utopías y caminen hacia lo que amen y deseen...

      Mil gracias aunque creo que escribo mejor de lo que hablo. Sos un amor.

      Besotes enormes

      Eliminar
  17. "ohhh q bonito..!" lease yo al terminar de leerte..!
    gracias Pao como siempre una gran reflexión... utopia de la maternidad... que puede ser mas real que esto..?!

    este diccionario tambien es mi carnaval favorito, y para dedicarle mas tiempo es q me retiro de los #MM, no se puede con todo caray..!

    te das cuenta q bien nos estamos interrelacionando palabra por palabra eso esta genial...! gracias x la mencion..!
    besos preciosa..!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja de nada che, Galeano y vos fueron mis disparadores para la U de utopía. Yo creo que este carnaval saca los mejor de tod@s y confluimos en el mismo lugar desde distintos lugares del mundo.

      Hoy no pude participar del VDLN porque estoy un poco colapsada y eso que recién empiezo jajaj

      Besotes Tania hermosa, para vos y para ese bombón de Nico!!!

      Eliminar
  18. Te superas cada semana!!!! me ha encantado la definión que le has dado..... qué grande eres!!!!!!!

    UN besazo enorme!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Angeles, creo que tod@s nos superamos semana a semana!!!

      Un besote enormísimo!!!

      Eliminar
  19. Hay otra utopía en el término más superficial y cínico del palabro: la utopía de vivir en un hogar donde reine la calma, el orden y la tranquilidad. Pero no sería mi utopía, sería mi pesadilla. Enhorabuena por tan profundas y certeras reflexiones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, esa es una verdadera utopía... pero no cambio por nada el caos, el desorden y el griterío jajaja

      Gracias!!! Besotes.

      Eliminar
  20. Me ha evocado a otra frase que recuerdo con frecuencia aunque he olvidado de qué texto es, dice algo así como que siempre se alzan otros horizontes tras el horizonte... Y que eso es lo que da sentido al camino.
    Es una palabra preciosa y una interpretación fantástica, la utopía como motor de nuestras vidas.
    Lo mejor de este carnaval de palabras es que, entrada que leo, entrada con la que me siento identificada, parace cosa de mágia, parece una UTOPIA!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comparto 100% lo que decís!!! A mí me pasa igual.

      Diccionario de la maternidad de la A a la Z = Magia y Utopía

      Un besote enorme!!!

      Eliminar
  21. Genial el posto Pao, me ha encantado tu reflexión. Por fin he podido leerlo tranquila, ayer me parecia una utopía!
    Feliz día!
    ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Nat! Bienvenida, me encantó tu encaje de bolillos!!!

      Feliz día!!

      Beoste

      Eliminar
  22. ¡¡¡por fín lo he podido leer y ha merecido la pena!!yo todavía estoy asimilando que lod hikos son de la vida como dice Bego Y tu Utopia pero es verdad que tienen que hacer lo que quieran y no atarles.Nieves y tú me poneís a pensar .un beso grande.Mi utopìa es ir a Buenos aires y conocerte.Sería chevere

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Anya (o Lorena?)!!! Uds me ponen a pensar a mí... creo que leer a cada un@ me inspira.

      Es cierto que nos cuesta aceptar que los hijos son de la vida!!!

      Mi deseo es poder conocerte a vos y cada un@ porque gracias a la BLOGSFERA descubrí que aunque estamos lejos no estamos sol@s en esta locura de la maternidad

      Besote

      Eliminar
  23. en la blogosfera ya que puedo pre je jefiero anya

    ResponderEliminar
  24. nena! un beso por tan excelente post
    besos y te dejé premio
    http://www.mamiandbaby.net/2013/06/acerca-de-los-premios.html

    ResponderEliminar
  25. Muy buena reflexión, se nota que lo has pensado mucho, aunque digas que te has complicado eligiendo esa palabra.
    Ahora a pensar sobre ello.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Reconozco que me enrosco pensando todo, más allá del chiste al inicio. Pensar, pensar y pensar...

      Besoteeeeee

      Eliminar
  26. Buena entrada y reflexión, dá para pensar un largo rato, eh?
    Un besote

    ResponderEliminar

Me harías muy feliz si me dejaras un comentario, che!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.

Seguí el blog por email