jueves, 20 de junio de 2013

La maternidad de la A a la Z - R de raíces


"Hola, qué tal???!!! Cómo estás??? De nuevo acá para encontrarnos" (dice la canción de una banda de rock argentina)... Otra vez miércoles/jueves y después del cumple Nº 31 de nuestra queridísima Trimadre a los 30 (si no la saludaste, muy flojo de tu parte, podés resarcirte por acá) cerremos la persiana y vamos tod@s de joda!!! ¿Ah, no? ¿Qué es día de semana? Pero si acá en Argentina es feriado largo. ¿Qué es la séptima edición del Diccionario de la maternidad? Ah no, este carnaval no me lo pierdo ni loca! Antes que nada, desearle de nuevo un SUPER FELIZ CUMPLE a la genia e ideadora de todo esto: Vero! (si de nuevo y dos días después)



Ahora sí, ya podemos ir a lo nuestro. Hoy les traigo la R de raíces

Cuando la elegí pensé que me sería más fácil pero resultó ser más difícil que encontrar mi teléfono celular el lunes por la tarde (espero que no tenga el mismo final). Y me rompí bastante la cabeza. Raíces nos da un gran abanico de posibilidades, sobre todo si relacionamos esta palabra con la maternidad. Así que hoy vamos a empezar distinto, con una frase que fue el punto de partida. ¿Me seguís? Mirá que va para largo, che.


“Hay dos regalos que debemos dar a nuestros hijos: uno es raíces y el otro alas.”


Raíces es el plural de raíz. Del latín radix. La raíz en botánica es el órgano de las plantas que les permite fijarse al suelo y a la vez, extraer las sustancias nutritivas del mismo. Por analogía la palabra raíz se utiliza para diversos fines. Por ejemplo, la raíz de una palabra es la parte invariable y la que encierra el concepto sustancial de dicha palabra. La raíz da origen a una familia de palabras donde lo que cambia es la terminación o parte variable.

La RAE por su parte agrega estas otras acepciones de la palabra raíz:

1. f. Parte de una cosa, de la cual, quedando oculta, procede lo que está manifiesto.
2. f. Parte inferior o pie de cualquier cosa.
3. f. Causa u origen de algo.

Raíces de la maternidad



Las raíces de una planta la nutren, la sostienen, la mantienen erguida y viva. Del mismo modo las madres, nutrimos y cobijamos a nuestros bebés mientras aún están dentro de nuestro vientre y ya cuando nacen. Raíz es alimento, es ese agua de vida que lactan desde el nacimiento. Parece magia pero es real. Al ser mamás nos convertimos en raíces. Durante el embarazo, los alimentamos a través de su ombligo y después con la teta.
Pero además, mamás y papás somos para nuestros hijos cimientos. La raíz, desde la que crecer, aprender y desarrollarse para en un futuro no muy lejano, puedan salir al mundo seguros y confiados en sus raíces, en el amor que los crió, en su familia. Así que raíces para mí va de la mano de ese Origen del que hablaba Vero hace unas semanas. Raíces es causa. Fruto del amor de dos personas (es magia también) nace esa pequeña personita a la que debemos cuidar y con la que ni bien nos encontramos cara a cara, piel con piel no sabemos muy bien que hacer. Sin embargo, y como por arte de magia nos convertimos en mamá y papá desde el minuto cero y nos desenvolvemos como si realmente conociéramos del tema (y acá me refiero a los primerizos).

Es decir, somos ese pie que necesitan durante sus primeros años de vida y cuando ya son adultos, nos convertimos en esa parte oculta que queda de manifiesto en la persona que supieron forjar. ¿Y a qué me refiero con esto? Nosotros somos el primer ejemplo. Ellos absorben todos los conocimientos mirándonos cuando son bebés, copiándonos. El día a día, la cotidianidad compartida es fundamental a la hora de dar forma a esa identidad en potencia. Somos responsables enteramente de la educación de un hijo. No podemos hacer la vista gorda a eso.

Ahora, raíces también dice algo de la procedencia. Hace unos días hablábamos con una amiga de nuestros abuelos, parte importante si la hay en la crianza de un hijo. Mis abuelos paternos nacieron en un pueblito de Italia llamado Calabrito, en la provincia de Avellino. Vinieron a Argentina escapando de las ruinas que dejó la Segunda Guerra Mundial sin imaginar que se casarían y darían vida a dos hijos, el menor mi papá.
Por su parte mis abuelos maternos, también tienen raíces italianas. Los papás de mi lelo, nacieron en Sicilia y vinieron a la Argentina en la primera oleada inmigratoria, escapando de la Gran Guerra. Mi lela nació en el Tigre, Buenos Aires y su abuela había sido de la realeza. Escapó con su verdadero amor a la Argentina, dejando atrás su título nobiliario. Es decir, mis raíces son italianas enteramente. Puedo decir a los cuatro vientos que soy tana. Una tanita criolla.
Por su parte, Demián tiene raíces mezcladas. Sus abuelos paternos eran catalanes y también vinieron a Argentina a echar raíces y establecerse con su familia acá. De ellos nació mi suegro y de él, el papá de Muriel. ¿Pura matemática? Su mamá, mi suegra a la vez proviene de lazos italianos y españoles. Así que él es más español que italiano.
Con esto qué quiero decir, que parte de la identidad de mi hija es italiana, española y argentina porque acá vivimos nosotros, acá nació y de nuestras costumbres se está nutriendo. Sus raíces son tripartitas. Porque raíces también son las costumbres y los valores con los que crecemos. Y en este sentido no puedo dejar de nombrar esa maravillosa entrada de Bego, llamada Etiopía-España, de este diccionario.


Volviendo a la frase del punto de partida. Raíces y alas van de la mano. Si los criamos con amor, mimos, besos y abrazos. Si hacemos nuestro mejor esfuerzo por plantarlos en el mundo con los valores más importantes que una persona pueda tener como valentía, amor, solidaridad, seguridad, humildad. Si realmente ponemos todo de nosotros, sabiendo que están de paso, que son un regalo prestado de la vida. Si deseamos que crezcan plenos, independientes, felices y buenos y ponemos manos a la obra con la convicción de lograrlo. Un día van a desplegar sus alas para mirar el mundo con sus propios ojos. Tal vez echen sus propias raíces y eso nos llene de felicidad (además de convertirnos en abuelos). 
Nuestros hijos podrán volar muy alto, pero siempre van a tener ese refugio esperándolos con una taza calentita, un oído y un abrazo.


Raíces, como ves, es una palabra con mucho peso para la maternidad. Es un desafío enorme que tenemos por delante. ¿Qué vamos a dejarles? Las raíces son también herencia, nuestra herencia más valiosa. Las raíces nos definen de principio a fin, aún siendo únicos.




Iba a ser más largo, pero no quiero irme por las ramas. Hoy el tema eran las raíces.

Un abrazo enorme. ¡Nos estamos leyendo!



45 comentarios:

  1. Pao, precioso, precioso, precioso.
    Intento localizar un poema de norecuerdoquien (creía que Coelho, pero no) que me has hecho recordar, que habla de que los hijos no son nuestros. De esas alas que debemos darles....

    Un beso.
    Ah! y tu enana, guapísima y sonriente!
    Paula (la pequeña ;-))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Paula... que los hijos no son nuestros me viene dando vueltas hace semanas y creo que lo plasmo en cada post, como forma de autoconvencimiento jajajaja
      No quiero llegar a mañana y cortarle las alas sólo por mis temores... al contrario

      Gracias por los piropos a Muriel... me puede esa enana!!!

      Besotes gigantes, pequeña!!!

      Eliminar
    2. Paaaaao!!!
      Escribo aquí porque me ha pasado como a Paula!!!! Me has hecho recordar "Tus hijos no son tus hijos, son hijos e hijas de la tierra..." de KHALIL GIBRÁN, Paula!!!
      Que pedazo de entrada niña. Qué bonito todo, qué bien dicho y pelos de punta que se me han puesto!
      Me ha encantado saber de ti, de tus raíces, tus lazos... Si España está en tu vida!! Qué ilu pues!!
      Eres artista de la palabra, eres grande Pao, date cuenta. Tienes la capacidad de enganche y de emocionar.
      Aplausosbpor esta preciosa entrada...
      Un besazoooo

      Eliminar
    3. Noni... que lindo verso, no lo conocía... desde ahora me lo atesoro!!!
      Gracias siamesa... soy bien tanita... pero Muri tiene sangre catalana :-) el papá también así que bievenida España a mi vida che! Y ahora las conozco a uds que me llenan de mimos e ilusión cada día... cómo no quererlas...
      Gracias, gracias, gracias... no me siento sola... en este diccionario somos todos artistas de la palabra, por eso me gusta tanto...

      Sos un sol nena!!! Besote gigantísimo che!!!

      Eliminar
    4. Besote a ti solazo!!! Bueno y a Muri y su papi, va!!! ;)
      Pues si venís a conocer el lugar de origen algún día... Valencia es visita obligada!
      Brazos abiertos!!! ;-)
      Muaaaaaaaak

      Eliminar
  2. Ay, niña... Contigo tengo que poner de fondo la melodía del Claro de Luna, de Debussy, y tengo la sofoquina asegurada. Hablar de raíces, para mí, es hablar de orgullo por los abuelos que he tenido la enorme fortuna de disfrutar (a los cuatro) durante 33 años.

    Pero también digo, a propósito del post de Bego sobre los GENES, que lo más importante son esas personas que aparecen en tu vida y te dan la seguridad para ARRAIGAR de forma segura, en cualquier familia, genética, creada, intencional u ohanática.

    Maravillosa y emocional, un día más. GRACIAS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sabés que me llegó mucho el post de Bego... y comparto tus palabras... y qué decir de los abus... hasta en eso coincidimos ;-)

      Gracias, gracias, gracias por estar ahí, del otro lado, y acá, en mi corazón

      Eliminar
  3. Ya decía yo que donde estabas porque no encontraba tu #azdelamaternidad, por acá también estaremos de puente largo este fin... Espero no tener que trabajar. Sentar raíces en nuestros hijos es vital para la humanidad, sin ellas no hay nada; yo diría que por debido a la falta de raíces hay tanto caos actualmente a nivel familiar, muchos matrimonios divorciados, muchos jóvenes rebeldes, delincuencia y demás... Todo por no dejar raíces en ellos cuando se debe, nuestros hijos son nuestro reflejo y si nosotros no tenemos las raíces largas y gruesas, pues qué quedará para ellos... También nuestras raíces es ese árbol genealógico que nos habla de quién somos... En fin está palabra tiene un gran significado y lo has expresado muy bien... Me ha encantado tu elección. Besos desde acá arriba!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja me hice desear eh! No, mentira, estoy con catarro y entre una cosa y otra no llegué a tiempo ayer! Que bueno que estén de puente largo. Acá por el Día de la Bandera y allá?
      Gracias por tus palabras Merlín... es cierto que hacen falta raíces si queremos que nuestros hijos vuelen libres y livianos!!!

      Besotes hermosa y a disfrutar del finde largo ;-D

      Eliminar
  4. Muy buena frase la de raíces y alas.
    Llegas a hacer la entrada más larga y la hubieras tenido que dividir en 2 :)

    Grosa Pao!
    Muy claro todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si lo hacía más largo me linchaban seguro!!! jajaja

      Gracias Moi!!! El groso sos vos che.

      Abrazooooooooooo

      Eliminar
  5. Te dije que te ibas a salir con esta palabra...y se te salieron las raices del tiesto!!! ay nena que llantina tengooooo que potitoooooooooooo!!!!!!!!!!! Si hago lo que dice Nieves de poner Claro de Luna....me quedo sin lágrimas lo juro. Ay que hoy estoy mu ñoñaaaaaaaaaaaaaaa
    Precioso.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vos sos gran parte responsable de este post... a vos te lo debo... ahora estamos a mano... voy me hiciste lagrimear con tu cuna y yo te hago llorar con mis raíces!!!

      Gracias, gracias, gracias... conocerte fue y es mágico... me sacás siempre una sonrisa :D Loviuuuuuuu

      Eliminar
    2. Que ya te he dicho en twitter que yo solo elegí entre dos palabras....que la responsable de esto, eres tu solita y tu madrugón ;)
      Ayyyy boludaaaaaaaaaaa que no me hagas más llorar jolina!!!!!!!!!! que me dices esas boniteces y yo me pongo tontunia. Querida Pao....te adoro ;)

      Eliminar
  6. Que bonita palabra y qué bonito lo has descrito todo, me encanta como juegas con la palabra raíces y la mezclas con otras de su familia, plantar, ramas...y el hecho de que me nombres me deja loca, mil gracias por pensar en mí.

    Está claro que nosotros somos responsables últimos de la fuerza y seguridad de nuestros hijos, lo demás influye, pero nada con tanto peso como nuestro influjo.

    Música para los oídos es leerte.

    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Bego, tu post puso su granito de arena para la creación de este. Me alegra que te haya gustado.

      Es un sentimiento mutuo, leerte también es música para mí :-)

      Besote enorme enorme

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Gracias! Cuando quieras te esperamos en el carnaval che!
      Besotes ;-)

      Eliminar
  8. Las raíces en el sur son las raíces que se dan sólo en el sur. Me has hecho sonreír recordando mis propias raíces, ya sabes que también yo he formado mi propia familia multicultural, ya veremos de qué colores dará flores este árbol.

    Un beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja que bueno que te hice sonreír... que lindo eso de los colores de tu árbol... me encantó!!!

      Besote enorme

      Eliminar
  9. Querida, me has dejado sin palabras...... Precioso y qué gran verdad.......y parece una contradicción.....

    Un beso cielo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Bea!!! Me alegra que te haya gustado... espero ansiosa el tuyo la semana próxima!!!

      Besote y gracias por visitarme ;-D

      Eliminar
  10. En un comentario de otro post del diccionario alguien te llamó la mamá poeta, y es que es cierto, haces poesía aún escribiendo en prosa!: "Nuestros hijos podrán volar muy alto, pero siempre van a tener ese refugio esperándolos con una taza calentita, un oído y un abrazo." ¡Me encanta!
    Un besazo guapa:-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María Isabel!!! Cuando lo escribí no lo pensé, pero quedé como un versito!!!

      Gracias de nuevo, me alegra que te guste como escribo.

      Un besote enormísimo ;-)

      Eliminar
  11. Que decir, Pao!!
    Has estado sublime!
    Muy bien traído y completamente emotivo!!
    No hay que olvidar de donde venimos!!! Pues eso luego nos marca a fuego.

    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mª José!!!

      Las raíces son parte de nuestra identidad y de la de nuestras peques!!!

      Besote enorme ;-D

      Eliminar
  12. Que delicia de reflexión y de homenaje a los que vinieron antes que nosotros... Cada historia de vida de esos abuelos y bisabuelos nos marca a nosotros también y por ende, a nuestros hijos.
    Nada mejor que regalarles raíces y alas... hasta se me enchinó la piel con la taza calientita del final.
    Gracias, tocaya. Esta bienvenida a la AZ me ha resultado espectacular!
    Besos desde el hemisferio norte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es así tocaya... raíces firmes y alas para volar alto!!!

      Bienvenida al AZ!!! Besotes desde el hemisferio sur ;-D

      Eliminar
  13. me a encantado, Pao!!
    que importantes son las raíces y que profundidad pueden tener

    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Precioso, sin duda las raíces siempre son las que quedan,cada persona somos como somos gracias a nuestras raíces.

    Un beso Pao!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Aida... es cierto las raíces son parte importante de nuestra identidad...

      Besote nena!!! ;-D

      Eliminar
  15. Qué bonito post, y qué bonitas imágenes para ilustrarlo! Yo aquí ando, intentando dejarle a mi hijo gringuito de padres españoles algo de raíces, en una ciudad en la que nadie es de aquí, y en la que si escarbas un poco sólo hay agua... Creo que las alas se nos van a dar mejor que las raíces...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Avencia... pero no creas que es tan difícil... las raíces están en uds y se trasmiten por uds... Yo creo que las alas son más difíciles... sobre todo para las mamás...

      Besotes hermosa!!! Y ánimo que tu hijo va a estar orgulloso de sus raíces

      Eliminar
  16. Muy precioso Pao...
    es una de mis frases favoritas...!
    me recuerda mucho a mi papá y a mi abuela...
    bello bello..!
    besos chula me voy al de la semana pasada..!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Tania... es una frase que me encanta... y que quiero cumplir aunque sé que las alas me van a doler un poco jajajaja
      Que lindo que te recuerde a tu papá y a tu abu...

      Me encantó tu post

      Besotes preciosa!!!

      Eliminar
  17. Pao, precioso como siempre, como todo lo que escribes, me encanta leerte, aunque sea con retraso. Todo lo que hacemos por nuestros hijos, son sus raíces, su futuro, lo que viene del pasado, de nuestra historia, que al fin y al cabo, también es la historia de ellos.

    Besazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Didi!!! Es así... nosotros y todo lo que hacemos para ellos formamos parte de sus raíces... nuestra historia, como vos decís, también es la historia de ellos!

      Besazos hermosísima :-D

      Eliminar
  18. Qué bonitas palabras y qué gran definición! Las raíces lo son todo y nuestra herencia, me encanta!!!! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias che... si, son nuestra herencia... qué haríamos sin raíces?

      Besotes ;-)

      Eliminar
  19. qué bonito!!!!!!!!!!!!! me encanta!!!! mi peque también tiene raíces italianas, él es mitad español, mitad italiano porque mi marido es italiano... también tengo familia inglesa .... son nuestras raíces que quiero que conozca mi hijo....

    Y también las raíces como madre del nuevo bebito que lleevo dentro!!! (estoy de nuevo embarazada!! )

    Genial,como siempre Pao!!!

    Muchos besos!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Angeles del amor hermoso!!! Felicidades por tu embarazo... me emocionaste che! Que noticia nena!!!

      Que lindo que nuestr@s peques compartan raíces!!!

      Un besote gigante gigante :-D

      Eliminar
  20. Ay, Pao… Amor… Perdona que no te haya comentado hasta ahora. Tu post me conmovió desde que lo leí, pero no he tenido el momento de serenidad necesario para dedicarle el tiempo que quería.
    Cada semana es una delicia leerte. En esta ocasión no has dejado palo sin tocar. Sí que existe una conexión con mi entrada dedicada al “origen”, pero la tuya va mucho más allá, porque yo me quedé en la primera parte. Pero tú has desgranado cómo además de su origen, somos su tallo… aquella parte de la flor que la sostiene, que le da “cobijo” en el mundo… y también somos quienes hemos de procurarles todas las herramientas necesarias para que un día vuelen libres son sus alas….
    Ainssss… Una entrada redonda, perfecta, maravillosa….
    Estoy con Nieves. Con posts como estos, una llega al convencimiento de que este AZ hay realmente material “publicable”!!!!

    Gracias por hacernos sentir de esta forma.

    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vero, gracias nena.. me alegra que te haya gustado... pero no habría salidos así si no hubiera leído tu Origen que me partió la cabeza y me hizo pensar mucho...
      Vos, Nieves y el resto me inspiran... es así. Nunca pensé que podría escribir tanto en el blog. Cuando lo abrí ni me lo imaginaba...
      Gracias, gracias, gracias...

      Un abrazote enorme che!!!

      Pd: Ojalá lo publiquemos algún día... es el mejor diccionario que leí ;-D

      Eliminar
  21. Muy importantes las raíces pero también la tierra de cada cual que al final acaba por conformar la personalidad de cada uno. Es que en el fondo como se dice por aquí no "yes de donde naces si no de donde paces". Mis hijos también tienen raíces andinas y asturianas. Se les nota tanto en el físico como el su comportamiento. La multiculturalidad es enriquecedora se mire por donde se mire. Y nosotros somos responsables de que la aprovechen y la disfruten. Que le saquen partido, vaya!

    ResponderEliminar

Me harías muy feliz si me dejaras un comentario, che!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.

Seguí el blog por email