lunes, 17 de junio de 2013

Las alas de Muriel


Ayer ha sido un día muy especial por dos motivos. El primero, es que era el día del Padre en Argentina (y América). ¿El segundo? Fue el primer día desde que Muriel nació que lo pasamos separadas. Por cuestiones de distancia yo fui a ver a mi papá y ella viajó con su papá a la casa del abuelo paterno.

No les voy a negar que lo sufrí muchísimo, por momentos no podía contener las lágrimas (quienes me leen ya saben que soy llorona). Creo que terminó siendo más duro para mí que para ella, que jugó y disfrutó de sus primos, abuelos y familia paterna.
Pero también creo que fue una prueba, nuestra primera prueba de fuego. Un aprendizaje para las dos. Porque si bien tiene 15 y todavía no es independiente en el sentido raso de la palabra, Muriel está empezando a ser autónoma de su mamá. Y en el buen sentido de la palabra, ya no llora si no está en upa mío y volvió a disfrutar de los ratos con papá como cuando era bien chiquita y lo buscaba.
Por otra parte, ella demostró con su comportamiento que está creciendo. Se sentó a la mesa con todos, comió locro casero y usó los cubiertos solita, ante el asombro de todos. Recurrió a papá cuando se sintió intimidada. Sociabilizó con sus primas sin esperar a que la inviten a jugar. Bailó, corrió. Jugó con sus primos, los melli. 
Yo lloré, de tristeza y alegría, limpié mi alma. Me sentí sola por un momento, pero no olvidé que mi hija no es de mi propiedad. Y recordé esta frase anónima tan linda y tan cierta:

“Hay dos regalos que debemos dar a nuestros hijos: uno es raíces y el otro alas.”

¡Feliz lunes!

23 comentarios:

  1. Hola guapa!

    No te puedes hacer una idea de cómo te entiendo...

    Bueno, yo soy madre separada, aunque me volví a casar y todo aquello quedó atrás. Pero cada verano mi niño se marcha 15 días con su padre y después de seis años no he logrado superar ese trago que año tras año me toca pasar. Es como si tuviera la extraña sensación de que si no está conmigo algo no va a ir bien. Como si lejos de mí no fuera a estar seguro.

    Supongo que será ese famoso cordón umbilical imaginario del que yo suelo hablar, pero que cada día estoy más segura que ahí está.

    Un besote fuerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mixka!!! Y también creo que ese cordón existe y cada día me convenzo más de su existencia... Creo que siempre voy a sentir esa extraña sensación cuando no esté conmigo, pero a la vez no puedo ser egoista y tengo que darle alas y a su papá la posibilidad (si bien no estamos separados trabaja casi todo el día) de ese tiempo preciado con Muriel del que yo gozo cada día las 24 hs.

      Gracias por tu comentario. No me siento sola...

      Besote gigante!!!

      Eliminar
  2. La frase es buenísima, pero te entiendo. Hace unos meses tuve una cena, llevaba diez minutos en el coche, y tuve que llamar a mi madre para pregutnar como estaba....es tan difícil separarse, pero tan sano para ambas....
    Un secretico...yo también soy MUY llorona jaja
    Besucos geniaaaaaaaaaaaaaaaa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es sano pero a la vez que difícil es despegarse che!!! Al final somos nosotras las que no queremos cortar el cordón jajajaja

      Vamos con el club de las lloronas

      Besototes nena!!! Gracias totales...

      Eliminar
  3. Ay cómo te entiendo, hoy mi niña mayor se ha ido de campamento cinco días y la echo muchísimo de menos. Ni siquiera me dejan hablar con ella y, aunque me había separado de ella otras veces, nunca he pasado un día sin hablar. Tu frase me hace poner los pies en la tierra, qué gran verdad!

    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Bego si me pongo así porque se va sola con el papá que será cuando se vaya de campamento!!!
      Pero tenemos que respirar hondo y aceptar que ellas también crecen... lo mejor es prepararlas para que aprendan a volar solas en algún momento no? Qué tema...

      Besotes

      Eliminar
  4. Te entiendo totalmente Pao, es muy dificil, pero como bien dice la frase tambien hay que darles alas ^_^
    Un besote, feliz lunes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Adri! Tal cual... y aunque me costó me siento orgullosa de haberla dejado ir y haber "sobrevivido". Es la vida.

      Besotes y feliz lunes!!!

      Eliminar
  5. Precioso post Pao, son reflexiones a los que nos vemos obligadas todas las madres, mucho antes de lo que habiamos pensado jejeje...
    Nuestros hijos quieren volar y es justo que así sea.
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lily... si, es difícil pero es sano también... y sobretodo un gran aprendizaje.

      Un abrazote

      Eliminar
  6. Que post tan emotivo y lleno de sabiduría.
    De a poco uno va entendiendo esas cosas de la vida.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Preciosa frase Pao! Nosotros les damos la vida pero su vida es suya y no nuestra, solo somos un apoyo en el viaje. Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es tan cierto lo que decís... Gracias Nat!!! Besote

      Eliminar
  8. Darles raíces es fácil, pero alas... uf, eso cuesta un montón. Cuando a veces el Mayor se queda a dormir en casa de la abuela o de mi hermana ¡lo paso fatal! El día que vaya a un campamento me dará un infarto...
    Besos :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viste? Es lo más difícil. Yo creo que a mí también me da un infarto... pero también si no olvidamos que debemos darles alas se puede hacer más fácil e el futuro. No sé, en unos años te cuento jajajaja

      Besotes

      Eliminar
  9. Las raíces no nos cuesta dárselas, pero las alas... eso ya es otra cosa.
    Un beso, guapa.
    Feliz semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, como le decía arriba a María Isabel...

      Besote y feliz semana para vos también!!!

      Eliminar
  10. Me ha encantado... lo de las alas te aseguro que cuesta lo suyo, pero es muy necesario para ellos, para que se desarrollen como personas.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. ...Y qué orgullo tan enorme cuando los vemos volar alto... ¿verdad?

    Imagino ese reencuentro... cuando yo viví esa experiencia con Grandullón, experimenté esa sensación de no caber el corazón en el pecho... puro amor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así tal cual fue... se me explotaba el pecho de amor al verla dormidita... se despertó en mis brazos y el corazón se me salía por los poros!!!

      Puro amor, vos lo dijiste!!!

      Eliminar
  12. qué difícil es separse de ellos.... aunque sea solo un día... y el sufrimiento es solo nuestro, ellos están encantados (por un lado lo prefiero asi, si alguien lo tiene que pasar mal, que sea yo). Eso si, el reencuentro es..... maravilloso!!!


    Besos!!!

    ResponderEliminar

Me harías muy feliz si me dejaras un comentario, che!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.

Seguí el blog por email